in

Vinos para un día romántico

Foto: Megamedia

 

José Carlos Palacios Sommelier

Hola a todos, ¿ya pensaron qué le van a regalar a sus parejas este 14 de febrero? Muchos piensan en flores, chocolates, globos…. una serie de cosas que, desde mi punto de vista sí tienen un significado pero, aquí entre nos, las flores se marchitan rápido, los chocolates hacen engordar a la chica que hace dieta (aunque le encante el dulce) y los globos se desinflan. Entonces, en mi opinión, un buen regalo es una botella de vino para compartir.

Ahora bien, la cuestión es ¿cómo debe ser el vino que regalaré a mi pareja? Muy simple, analicemos las cualidades de su pareja.

Si son jóvenes y están comenzando a explorar el mundo del vino, nada mejor que un espumoso semi dulce, con algo de fresas y otras frutas frescas, como manzanas o peras, será algo inolvidable para ese día.

Por otra parte, si la pareja ronda entre los 30 y 35 años, el regalo se pone más interesante: podría ser un intercambio de vinos porque ya sé el gusto que mi pareja tiene y yo el de ella. Por supuesto acompañado de una carga lo suficientemente atractiva para que ese día sea completo.

Para parejas entre 40 y 49 años, el regalo es más personal: se suele regalar una botella de vino y algunos accesorios como sacacorchos, enfriadores o termómetro. También un libro de vinos es una muy buena opción, ya que a esa edad normalmente tendemos a investigar más sobre los vinos y sobre sus orígenes. Ese es un buen regalo y los hombres estaremos lo suficientemente agradecidos.

En cambio, si el regalo solo es de amistad, ya sea a un jefe, compañero de trabajo o un familiar, una buena botella de vino de las favoritas del destinatario lo hará feliz.

También es bueno salir a cenar ese día y ver qué vinos tiene la carta del restaurante preferido de su pareja y permítale elegir.

De vinos y de sabores

Pero si no quiere salir de casa, un buen ejercicio sería cocinar juntos. Una carne al horno mechada con tocino y ciruelas pasas combina perfectamente con un buen vino tinto con algo de textura.

Si la cena es más liviana con una ensalada de lechugas y frutas, como manzana y pera, un espumoso podría ser la cereza del pastel… y si luego se ofrece unas tablas de carnes frías y quesos, será el momento maravilloso que todos esperamos.

Otra opción válida es llevar a su pareja a la playa, ver el atardecer sentados frente al mar y disfrutar de un buen vino rosado a buena temperatura, fresco; puede ser un clarete, un vino estilo provence o un rosado con algo de textura en boca, y todo acompañado con algo de fresas y quesos suaves garantizará un gran día.

Y para los que están solos… busquen un amigo o amiga y a celebrar, lo importante es tomar una buena copa de vino con la persona que más aprecies. Feliz día del amor y la amistad ¡y a seguir brindando por muchos años más!

 

Termina dentro de la maleza y con las cuatro llantas arriba

Cartón de Tony: Pulpitus interruptus