in

Visita presidencial a Yucatán

feminicida de tahdziú

Problemas que requieren solución

Macedonio Martín Hu (*)

Cuando el presidente de la República visita nuestra entidad a muchos nace la esperanza de que sería una magnífica oportunidad para plantearle los problemas que nos agobian.

En pleno siglo XXI, en México pervive la creencia en el presidencialismo, costumbre de considerar que el mandatario es un ser extraterrestre, porque se le endilga la capacidad de atender y resolver todos los problemas que se le plantean.

El Presidente tiene entre sus manos el compromiso institucional de atender los asuntos más relevantes del país y resolver los problemas generales que afectan a los mexicanos de todos los sectores, prestar atención a las cuestiones nacionales y tomar nota de los asuntos internacionales que atañen a nuestro país.

Nadie puede ignorar que el Presidente no es un todólogo y menos un súper-hombre. En principio hay que reconocer que el titular del Poder Ejecutivo federal es un hombre de carne y hueso que, tiene el compromiso ineludible de respetar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Entre las atribuciones del Presidente de la República están: Ejecutar las leyes y garantizar el respeto a los derechos humanos fundamentales; promulgar leyes; preservar la seguridad nacional; impulsar un modelo educativo que atienda los intereses y necesidades de las niñas, niños y jóvenes mexicanos y crear un Plan Nacional de Desarrollo, entre otras.

Qué bueno sería que en su visita a Yucatán el Presidente Andrés Manuel López Obrador sólo se dedicara a constatar los avances de nuestro desarrollo económico, industrial, agrícola, ganadero y pecuario. Que el Presidente se dedicara a corroborar el trabajo eficiente y humanista en las instituciones de salud y comprobara la existencia de medicinas en los hospitales públicos, los indígenas y los ejidatarios en vez de estar peleándose entre ellos, estuvieran trabajando para hacer producir sus tierras, los obreros estuviesen disfrutando la justicia social en sus centros de trabajo, los jubilados y pensionados estuvieran disfrutando el producto de los años dedicados a sus labores y las maestras y maestros estuvieran entregados a la noble tarea de enseñar a las niñas, niños y jóvenes, ávidos de construir su presente. Empero, los dos días en que el mandatario convivirá con los yucatecos no serán suficientes para que escuche y resuelva todas las demandas de los sectores más necesitados de la población.

Los medios de comunicación han presentado imágenes de las protestas de hombres y mujeres en Ecuador y Chile que exigieron a los gobiernos neoliberales de esos países la cancelación de los programas que atentan contra los derechos humanos de la población vulnerable de esos países de América Latina. Los ejemplos se citan porque en esas manifestaciones sociales los gobiernos utilizaron la fuerza pública para reprimir a los manifestantes que, llegaron a esa situación lamentable, porque los gobiernos cancelaron el diálogo civilizado y optaron por la razón de la fuerza. Los mexicanos y en particular los yucatecos le apuestan al diálogo y la transparencia para que el gobierno estatal escuche y atienda sus justas demandas.

En el caso de Yucatán, algunos de los problemas que requieren una solución inmediata serían el descuento injusto en las percepciones de los jubilados y pensionados del Instituto de Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Yucatán (Isstey), que se frene el problema de la compra-venta fraudulenta de tierras ejidales, que las instituciones responsables de impartir justicia atiendan el problema de los feminicidios, que se otorguen plazas de base a los cientos de profesoras y profesoras que laboran por contrato y carecen de las prestaciones económicas y sociales que por ley tienen el derecho de recibir, no hay que olvidar que a trabajo igual pago igual y es injusto que esos trabajadores sean víctimas de una injusticia.

En la Unidad 31 –A de la Universidad Pedagógica Nacional de Mérida que es una institución pública la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado (Segey) ha negado a trabajadores académicos y administrativos de la UPN el pago de sus prestaciones con el Cuadro de Prestaciones 2019 y les paga con el Cuadro de 2007. La UPN padece desde hace dos años un desorden institucional que la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior (Siies) agravó al adjudicarse el proceso de nombramiento del nuevo director, una atribución que sólo corresponde al Consejo de Unidad, órgano colegiado que debería de funcionar de manera horizontal con la dirección, pero hace más de un año que no está conformado. La mayoría de los trabajadores de la UPN ha manifestado su inconformidad y rechazo rotundo a la convocatoria que publicó la Siies el 31 de octubre para el nombramiento del director, porque se viola la Normatividad de la UPN vigente desde hace más de veinte años.

A la mayoría de los yucatecos nos alegra que el Presidente visite nuestra entidad. ¡Bienvenido a Yucatán, Presidente López Obrador. — Mérida, Yucatán

chilambalam945@hotmail.com

Maestro de la Universidad Pedagógica Nacional

Qué bueno sería que en su visita el Presidente sólo se dedicara a constatar los avances de nuestro desarrollo económico, industrial…

Morat abre telón del Palenque X’Matkuil 2019 (Galería)

Cartón de Tony: las dos respuestas