in

Volver a la cueva

JORGE PACHECO ZAVALA (*)

La historia toma forma y se condensa cuando el autor, de mente despejada y mirada cansina, se somete al látigo inmisericorde de la musa que aparece sin aviso. Y si la musa, por azares del destino anda ausente, aparecerá entonces, en lugar de la inspiración, la estigmatizada transpiración. Thomas A. Edison dijo: “La genialidad es 1% inspiración, 99 % transpiración”.

Es, en la diletante humanidad del artista voluntariamente aislado, donde se cierne el futuro de la historia no contada; historia inexistente, inexpugnable, donde se oculta la tan anhelada genialidad...

La cueva. Ese lugar oscuro y secreto, donde el autor, en el silencio de la profunda noche, engendra los textos más refinados y los versos más exquisitos. Es en esa abertura de la peña, donde el escritor da a luz la trama persecutoria de la amante infiel, del asesino implacable, o del mayordomo contumaz. Es en ese agujero inescrutable, de voces ausentes y miradas lejanas, donde el orfebre de la palabra teje con delicadeza y maestría su obra; tal es el rincón de excelencia para la pureza del lenguaje y la brillantez única de las ideas.

La temida cueva. El terrorífico espacio donde solo dos pueden estar: el autor y su conciencia. Los viejos escritores pasaban muchas horas de su vida enclaustrados en sus respectivas cuevas. Pero hoy, los escritores de moda, o “mediáticos”, para ser más actuales, se pavonean en medio de luces y cámaras de televisión, mostrando sus miserias narrativas o poéticas: cáscara de una realidad que ya no existe.

Lo que no se engendra en la cueva, carece de rigor artístico, sin mencionar la imposibilidad de convencer al lector avezado en las lides literarias. Tales obras (la gran mayoría), son escritas en hornos de microondas, pues esta generación tiene prisa por ver el resultado de su impaciencia. Nada que no se haya sujetado al proceso propio de la vida y la madurez, puede producir un sacudimiento en el lector. Yo le llamo a este efecto “Trastornar”.

El único llamado importante es... ¡¡¡ Volvamos a la cueva!!!

Jpza14@gmail.com

Escritor

 

Mayor cuidado animal

Gustavo Rodríguez Vega: Homilía del I domingo de Cuaresma