in

Yeusví Maley Flores Cazola: Grito mexicano revolucionario

Foto: Megamedia

Salud y Vida

El mes de septiembre se caracteriza por ver desplegados nuestros hermosos colores patrios. Verde, blanco y rojo, enfatizados por nuestro escudo patrio, se ondean en diferentes pedestales y oscilan al ritmo de los mexicanos.

Pero septiembre no solo es un mes patrio, es un mes donde la nobleza del mexicano y la esperanza de vida pintan de verde los corazones; es un mes donde recordamos que la donación de órganos y tejidos es el regalo más grande de amor que un ser humano puede otorgar a un semejante.

Nos merecemos un grito revolucionario, un grito desde lo más profundo del alma con el que inundemos al país de nuevo de la bondad que nos caracteriza y enfoquemos todas nuestras fuerzas en salvar vidas juntos.

Según el reporte trimestral del Centro Nacional de Trasplante (Cenatra), al 3 de julio del año en curso 17,418 pacientes esperaban la donación de un riñón, 5,570 pronto recuperarán la visión a través de la donación de córneas, 317 se reintegrarán a su vida posteriormente a un trasplante hepático y 48 corazones sentirán la emoción de latir por México si actuamos juntos.

Para finales de 2019 las gráficas de donación y trasplante del país evidenciaban un crecimiento constante y sostenido. Es por lo anterior que en 2020 tenemos la obligación moral de cerrar de igual manera, solidarizarnos con aquéllos que más nos necesitan y demostrar la grandeza de nuestro México, un país que cuenta con los recursos humanos y la infraestructura necesaria para una atención de primer mundo, pero sobre todo con el sustento más importante, el corazón de su gente, el cual sin duda alguna vibra de manera peculiar, sobresaliendo en cualquier parte del mundo.

Unámonos a la pasión revolucionaria y tomemos la decisión de convertirnos en héroes, gritemos juntos y emprendamos una revolución en donde no quede mexicano sin tomar una decisión consciente y voluntaria de ayudar a su prójimo convirtiéndose en donante, donde actuemos en un engranaje perfecto para salvarnos entre mexicanos y donde día a día permitamos a mujeres seguir con la esperanza de recibir un riñón y retomar sus anhelos de ser madres; donde logremos que ese joven que hoy se mantiene postrado reciba su corazón y se reincorpore a la vida económica; donde aquel pequeño no pierda una extremidad y gracias a una enorme solidaridad se convierta en un inventor de élite mundial; pero, sobre todo, donde el grito revolucionario de todos los mexicanos demuestre que a pesar del transcurrir del tiempo seguimos en revolución y la proyectamos a todas las aristas que definen nuestro México. Gritemos juntos por un país de donantes.

Facebook, YouTube, Instagram y Twitter: @DraYeusviFlores; correo: drayeusviflores@gmail.com; www.drayeus.com.

Fiestas patrias en Yucatán: así se vivió el Grito de Independencia

Cochinita pibil y su origen en “Las crónicas del taco”