in ,

Gobernar con la gente

Foto: Megamedia

Hitos en el triunfo histórico de Renán Barrera

Renán Barrera Concha disfrutó ayer en la playa de su primer día sin prisas ni preocupaciones en varios meses. Recién disipados los humos de la dura batalla electoral que acaba de librar, el ganador de la alcaldía de Mérida se tomó un respiro para celebrar en familia el tercer cumpleaños de Renán, su primogénito.

El obvio cansancio pasa a un segundo plano ante la satisfacción que producen el triunfo y el contexto en que se logró, las formas. De cierta manera, dice, acaba de ser aprobado como profesional y como persona. “Esto es un refrendo al trabajo que realicé cuando estuve al frente de la ciudad. No es lo mismo ser candidato por primera vez que intentar alcanzar el récord de 200,000 votos obtenidos en 2010”.

Y el examen fue aprobado con sobresaliente. Barrera Concha no sólo mantuvo sus números de hace seis años, sino que sumó 10,000 nuevos electores que confiaron en su trayectoria, haciendo esta cifra histórica de más de 211,000 y consolidando su fuerza electoral en medio de nuevas coyunturas demográficas y políticas.

El reto fue mayor, destaca en breve plática con este periódico, porque ahora se repartió en tres partidos políticos lo que históricamente había sido para dos. Y contra lo que muchos suponían, la irrupción de Morena en el campo de juego no sólo no afectó al PAN, sino que debilitó al PRI. “Cuando se discutía a cuál de los dos partidos perjudicaría más la aparición de Morena nunca dudé quién sería el damnificado en Mérida”.

Legitimidad

El escenario no puede ser mejor. La diferencia con el segundo lugar —el priista Víctor Caballero— fue de casi 80,000 votos, una distancia que da legitimidad porque además se obtuvo en un proceso en el que Mérida, con 72%, volvió a ser ejemplo nacional de participación ciudadana. “Que haya sido un resultado tan categórico indica que los meridanos saben bien lo que quieren, pero también lo que no quieren que les vuelva a pasar”.

Apoyo total

“Es bueno ganar por mucho, pero es mejor ganar con el apoyo de muchos”, reflexiona, para destacar que el 1 de julio de los seis distritos electorales de Mérida el PAN ganó cuatro y estuvo muy cerca de arrebatarle al PRI el que es considerado su bastión. La importancia de este dato alcanza a entenderse en toda su magnitud cuando se recuerda que en las últimas dos elecciones para la alcaldía el PAN sólo pudo ganar dos distritos locales.

Renán también presume que “las famosas Mérida del Norte y del Sur de las que tanto se habla, en esta ocasión nos manifestaron el mismo respaldo”.

“Y más importante todavía, en las zonas que presentan mayor vulnerabilidad al fraude electoral, la voluntad de la gente superó los acercamientos para tratar de influir en su decisión”, señala. “Esto nos obliga a seguir haciendo las cosas bien y hacerlas mejor, a estar cerca de la gente que tiene más necesidades. Hacia allí tiene que ir la siguiente administración”.

El futuro alcalde habla de otro de los aspectos que dieron rotundidad al triunfo: el apoyo en fraccionamientos como Las Américas, Ciudad Caucel y Los Héroes, habitados por muchas familias de fuera que han venido a Mérida en busca de una mayor calidad de vida y que no dudaron en darle un voto de confianza.

Las luminarias

En un cambio de derrotero de la plática, Barrera Concha toca el viejo tema de las luminarias. Dice que políticamente hablando es un caso cerrado, aunque se haya intentado reabrirlo para perjudicarlo.

Jurídicamente ya concluyó el caso, insiste, aunque falta que se definan los montos. En agosto se cumplirá un año de que se dictó el fallo y hasta ahora no existe ninguna orden de cobro al Ayuntamiento. “Habrá continuidad y a mí me tocará hacer las gestiones para pagar y se hará sin que resulten afectados los servicios públicos. Está garantizado”.

En referencia expresa a la participación de la sociedad en su gobierno, recuerda que en su gestión se creó el Consejo Municipal de Elaboración y Seguimiento del Presupuesto y anuncia que no solamente va a continuar, sino que será fortalecido. “Hoy la existencia de ese Consejo está determinada por la ley. El siguiente paso es tener más herramientas que den garantías a la sociedad del manejo presupuestal del Ayuntamiento. Es un asunto de eficacia y de confianza”.

Y la participación ciudadana no se reducirá a ese Consejo, prosigue, “el concepto de gobernabilidad tiene que ver con involucrar a la sociedad en la toma de las decisiones más importantes para la ciudad. Así lo hice hace seis años y quiero hacerlo mejor en esta nueva oportunidad”.

Como despedida, dice que su relación con la oposición y con los otros niveles de gobierno la afrontará con madurez, en el entendimiento de que el proceso electoral ya terminó. “Haré mi mejor esfuerzo por tender puentes de comunicación, con el gobierno federal, principalmente, y desde luego con los ocho regidores de oposición. La reconciliación de la que habla el presidente electo Andrés Manuel López Obrador tiene que verse reflejada también en la actitud propositiva de una oposición que sea crítica, pero que no sea obstáculo. De mi parte habrá siempre apertura y deseos de trabajar por el bien de la ciudad y de sus habitantes. Y ni qué decir con el gobierno del Estado… estoy seguro de que con Mauricio Vila formaremos una mancuerna que beneficiará a Mérida”.— Mario S. Durán Yabur

 

La Copa Sherwin Williams, intensa

La voz del pastor