in ,

Siete puntos clave para entender la elección del 6 de junio

En las elecciones del 6 de junio próximo, consideradas las más importantes de la historia, Morena de nuevo será el partido más votado, pero no con las cifras masivas que obtuvo en 2018, de acuerdo con un análisis de Integralia Consultores.

Además, advierte que, ante los ataques del presidente Andrés Manuel López Obrador y de Morena al INE, se prevén campañas conflictivas y conflictos poselectorales, pues los candidatos perdedores de ese partido alegarían fraude y recurrirían a movilizaciones de protesta.

En caso de que los resultados no favorezcan al presidente, es previsible que redoble los ataques contra la oposición, además de usar consultas populares para presionar al Congreso a aprobar sus reformas.

Los 7 puntos clave de las elecciones

En el reporte de Integralia Consultores, que titula "¿Qué vemos? ¿Qué prevemos?", enumera siete puntos clave para entender la importancia de las elecciones del 6 de junio:

1. Será la elección intermedia más importante de la historia moderna de México.

No sólo por su tamaño (la más grande por número de cargos en disputa), sino también por sus implicaciones, ya que definirá la consolidación del proyecto político de López Obrador o su contención por parte del Congreso.

2. Morena será el partido más votado, pero no se repetirá el tsunami electoral de 2018 cuando existió un voto masivo por ese partido.

En el caso de la Cámara de Diputados, Integralia estima que Morena y sus aliados perderán la mayoría calificada, pero lograrán la mayoría absoluta (50%+1).

Como resultado, el presidente perderá la capacidad para enmendar la Constitución.

3. Los principales factores que definirán los resultados electorales son:

1) La popularidad del presidente (aunque será un factor menor respecto a 2018)

2) El prestigio y los atributos de los candidatos, sobre todo a gobernador y alcaldes

3) El desempeño de los gobiernos locales (el mal desempeño de alcaldes y gobernadores de Morena será un factor adverso a ese partido)

4) La coalición opositora PAN-PRI-PRD en 219 distritos y en 11 de las 15 entidades que eligen gobernador; 5) las estructuras de movilización disponibles (se pondrá a prueba la eficacia de los servidores de la Nación).

4. La participación ciudadana es una variable central que afectará quién gana y quién pierde: Entre más alta, mayor la probabilidad de que haya voto de castigo al gobierno.

Hay dos fuerzas que operan en sentido contrario. Por una parte, las elecciones intermedias suscitan bajo interés, por lo que la participación rondó 44.6% en las últimas tres (2003, 2009 y 2015).

Asimismo, la pandemia podría deprimir el voto si persiste temor en los riesgos de salir a votar.

Por otra parte, la elección de 15 gobernadores y de alcaldes en 30 entidades, aunada al clima de polarización que existe, podría estimular mayor participación que en elecciones previas.

5. Las condiciones de competencia en el ámbito local se han nivelado.

Mientras a fines de 2020 Integralia vislumbraba que Morena podría ganar hasta 14 de las 15 gubernaturas en disputa, hoy prevé que ganaría entre siete u ocho.

Bajo ese esquema, este partido llegaría a ser la fuerza regional más relevante con 13 o 14 gubernaturas (hoy el PRI es la fuerza dominante con 12).

6. Proceso electoral conflictivo.

Los ataques del presidente y de Morena al INE presagian campañas conflictivas y conflictos poselectorales.

Es previsible que los candidatos perdedores de ese partido aleguen fraude y ocurran movilizaciones de protesta (como las de Félix Salgado Macedonio en días recientes).

El Tribunal Electoral tendrá la última palabra y en aquellas entidades donde Morena pierda por estrecho margen habrá presiones para anular elecciones.

7. Tras las elecciones de 2021, aumenta el riesgo político en México.

Si los resultados favorecen al presidente podría impulsar cambios más drásticos de los que se han visto en el primer trienio.

Si no le favorecen, es previsible que redoble los ataques contra la oposición, además de usar consultas populares para presionar al Congreso a aprobar las reformas que necesita para dejar su “huella” y pasar a la historia, entre ellas una energética, otra político-electoral e incluso convocar a un Constituyente para reescribir la Constitución.

Las empresas e inversionistas deben prepararse para un entorno de mayores riesgos y ataques reputacionales y navegar la segunda mitad del sexenio.

Bad Bunny anuncia gira para el año 2022

Mayer invita a Frida Sofía a denunciar penalmente a Enrique Guzmán