in

Por desmanes aún no dan acta de mayoría

El portón que arrancaron panistas y morenistas en el palacio de Uayma quedó en medio de la calle

En Uayma cuidan el domicilio de la alcaldesa electa

UAYMA.— La situación en la población de Uayma continúa con una tensa calma, incluso no le han entregado su acta de mayoría a la alcaldesa priista electa Yamili Cupul Vázquez, debido a que los votos según se averiguó se contarían en el Instituto Electoral y Participación Ciudadana (Iepac) en la capital del Estado, luego de la jornada violenta que se vivió luego de las elecciones del domingo pasado en esa cabecera.

Como publicamos en su momento, luego de las votaciones en esta comunidad, y al conocerse el triunfo de la aún alcaldesa en funciones Yamili Cupul Vázquez, panistas y gente de Morena se unieron y decidieron acudir al Palacio Municipal, para robarse las dos urnas que se encontraban en el lugar, y las quemaron.

Los presuntos panistas y Morenistas se enfrentaron con priistas a pedradas, incluso se aventaron rocas de una albarrada, tiraron el portón de entrada en la parte posterior del edificio y entraron a saquear el lugar y se llevaron equipos de oficina entre otras cosas. La presencia de la Policía Estatal hizo que los agresores se dieran a la fuga.

Desde entonces se vive un tenso ambiente en la comunidad, incluso se sabe que personas identificadas con la alcaldesa custodian su casa, mientras que la Policía estatal no se mueve del lugar y realiza rondines constantemente para evitar que se reúnan los agresores en determinado lugar, pues han amenazado con que no dejaran que trabaje en paz la alcaldesa.

Por cierto, el Palacio Municipal de esta cabecera permanece cerrado, mientras la Policía Estatal de Investigación continúa con las indagatorias para el deslinde de responsabilidades, ya que se sabe que varios de los agresores han sido identificados, pero se espera que la Fiscalía del Estado haga el trabajo que le corresponde.

De acuerdo con datos obtenidos en la comunidad, el ambiente es tenso, incluso en varias de las calles del centro de la población casi no se observa gente caminar, solo salen las familias a comprar lo necesario y se regresan a sus casas, ya que dicen que tienen temor que se vuelva repetir los actos de violencia.— Juan Antonio Osorio Osorno DiariodeYucatan

 

A la venta 2,500 casas

El PRI, el gran perdedor