in , ,

El PRI y Morena, en los extremos políticos

El PRI y Morena atraviesan por una contradictoria situación en Yucatán: el primero, quebrantado, se perfila para continuar como tercera fuerza política en el Estado en 2024 y el segundo seguirá creciendo al resultar atractivo para una parte del electorado, sobre todo para las personas “de a pie”, según opina la investigadora Leticia Paredes Guerrero.

En un análisis sobre el nuevo escenario político en Yucatán, del que ayer publicamos la primera parte, la profesora investigadora del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Uady dice que el PRI está desgastado, con un proyecto agotado y en una crisis de la que no se le ven visos de recuperación.

Al no tener ya un proyecto claro hacia dónde ir, apunta, los grupos priistas están buscando dónde irse, con toda su clientela política. Vimos al principio de la campaña cómo Ivonne Ortega se fue a Movimiento Ciudadano, otros se fueron a Morena y uno más al PAN. Lo que pasa con el PRI es que distribuyó su capital político, por decirlo de alguna manera, y el proyecto que traía desde 1988 se desgastó.

La doctora Paredes subraya que, al igual que el PAN, el PRI se enfrenta a grandes desafíos: primero, convencer de nuevo a sus correligionarios y a la población y tratar de mostrar que no es un partido al cual la gente se inscribía solo por buscar o conservar un trabajo.

No levantará

No obstante, considera que el partido no levantará cabeza y seguirá como tercera fuerza política.

“El PRI tiene el reto, de aquí a 2024, de construir un proyecto político diferente al neoliberal”, abunda. “Lo oíamos un poco en la propaganda (de la campaña reciente), cuando decía: “vamos a regresar a la política social”, “vamos a mantener las becas, también a retomar el Seguro Popular”... Entonces, está buscando que su proyecto político sea bajo este aspecto, el de la política social, pero no tiene un proyecto más firme, más concreto. Si no lo construye, diferente al neoliberal, difícilmente levantará cabeza y no creo que le alcance para 2024. A lo mejor vuelve a recuperar diputaciones, pero es difícil. Y a ver si no pierde más municipios y se queda en cero en diputaciones otra vez”.

La investigadora advierte que si el PRI no se reconstruye pasará a las filas de los partidos que tendrán que buscar alianzas, no para mantener la votación mínima requerida sino para seguir en el juego político.

Otro extremo

En cuanto a Morena, la profesional vaticina un crecimiento que quizás no le alcance para la gubernatura en 2024, pero al menos sí para mantenerse como segunda fuerza en Yucatán, porque “hoy por hoy es un partido con plataforma clara”.

Hace notar que en el caso de Morena hay factores nacionales que rebotan en el ámbito local y eso abona a su causa.

“Nos gusten o no las formas, ahorita es la propuesta que está rompiendo con el neoliberalismo”, enfatiza. “Han salido a la luz casos de enriquecimiento impresionante de políticos, de empresarios, casos de corrupción... La pandemia visibilizó el resquebrajamiento que tenía el sector salud y los índices de pobreza que se incrementaron con toda esta propuesta neoliberal que traían el PRI y el PAN”.

“Nos gusten o no las formas y las personas, este rompimiento o cambio, como le quisiéramos llamar, es lo que lo hace atractivo (el proyecto de Morena), sobre todo para las personas de a pie, para esas personas que durante este período neoliberal se invisibilizaron en las políticas de gobierno. Y esto, que sucede a nivel nacional, va repercutiendo en algunos estados como Yucatán”.

Al referirse al PRD, que en alguna etapa de la vida política de Yucatán fue la tercera fuerza política, la doctora Paredes Guerrero señala que este partido necesariamente tendrá que ajustar su plataforma.

Y en el marco de ese reajuste tendrá que considerar si va solo en próximas contiendas, al menos para tratar de mantener la votación mínima que exige la ley electoral, o buscará alianzas con otros partidos.

Recuerda que en el plano nacional el PRD hizo alianzas con PRI y PAN, y en el medio local no fue la excepción, pues se alió con otros partidos en elecciones municipales y distritales.

Hasta con Morena

“En el caso de Yucatán no debe extrañar que haga alianzas con Morena”, puntualiza. “En algún momento muchas personas que están con Morena estuvieron en el PRD. Entonces, no nos debe extrañar que eso llegara a suceder”.

Incluso, opina que estratégicamente al PRD le va a convenir una alianza con Morena, como también le convendría un pacto político con el PAN, como ya ha ocurrido en Yucatán.

“En esta ocasión lo hizo directamente con el PRI, siguiendo los lineamientos nacionales, pero en algunos municipios se alió con el PAN”, recuerda.

No descarta que finalmente el PRD, dentro de una eventual recomposición, decida ir solo a una elección, pero considera que su permanencia política se basará en alianzas.

Y el partido grande, continúa, lo va aceptar porque su bono es de tres por ciento (de la votación). Es un porcentaje bastante atractivo.

En próxima entrega de la entrevista con la investigadora abordaremos el tema de los llamados partidos pequeños.

Postelección

¿Cómo se ve a PRI y Morena en Yucatán luego del resultado electoral de hace 3 semanas?

Seguirá en la lona

Leticia Paredes Guerrero, profesora investigadora de la Unidad de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi”, considera que el PRI, quebrantado, no levantará cabeza y seguirá como tercera fuerza política en 2024.

El contraste

En contraste, ve a Morena en franco crecimiento, con un proyecto político que atrae a buena parte del electorado. En el caso del PRD opina que basará su permanencia en las alianzas.

Exigen revelar datos de trágica explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo

''¡Basta de violencia!''