Lila Downs no guarda "El Silencio" y apoya a personal de salud

Escrito en ESPECTÁCULOS el

La cantante mexicana Lila Downs vive de cerca la pérdida de seres queridos a causa de la propagación del Covid-19, como la de su primo Óscar Sánchez, quien trabajaba en el sector salud en su natal Oaxaca.

"Era doctor en Tamazulapan, Oaxaca, de 35 años, era una persona muy sensible como la estrella de la familia de mi tío Bartolo y deja a cuatro niños pequeños atrás y su esposa. Fue una experiencia difícil porque es cercana", comentó Lila durante una videoconferencia.

A esta muerte se le sumó la del productor y compositor tijuanense Guillermo Sánchez Guzmán, a quien la cantante y el medio artístico conocían como "Memuz".

"Él también perdió la vida hace tres semanas. Ha venido a tocar la puerta esta enfermedad, la llevas un poco más con calma y luego te das cuenta que está muy cercana de nuevo. Hay que tomarla en serio", añadió la intérprete de "Balas y chocolate".

Lila presentó hace unos días su nueva producción "El Silencio", inspirada en el confinamiento por la pandemia.

Agresiones a personal médico

Es por eso que Lila no puede creer cuando lee algunas noticias, en las que ciudadanos atacan al personal médico por temor a un contagio, aunque asegura que se trata de un pequeño porcentaje de la población.

"Causa una sorpresa muy grande y una tristeza, porque hay mucha ignorancia. Nos hace falta mucha educación sobre tener empatía hacia los demás, me parece que no se enseña lo suficiente, debería de haber medio año de estudio para los niños, para entender de qué se trata en todos los aspectos de la vida", agregó.


Durante esta cuarentena, la cantautora confiesa que las actividades cotidianas son más pesadas de lo que puede asumir, por lo que comparte cuál es su rutina diaria, que incluye escribir en tiempos de crisis, que para ella es una maravilla para el arte en cuanto al nivel de expresión, así como sus tareas domésticas.

"Es levántate y ponte a picar el ajo y la cebolla para hacer los huevos, luego hay que barrer el cuarto, trapear y componer un verso. Como en Oaxaca empezó a llover no hay que regar tanto las plantas y sufrir con eso porque estamos en la época en la que no hay mucha agua, hay racionada una vez a la semana y no podemos lavar ropa".

"Todo lo doméstico es un reto, como una buena mujer oaxaqueña uno hace todo, entonces me quiebro y empiezo a aventar el sartén hasta que el marido, que es alivianado, me ayuda a lavar los trastes", concluyó entre risas.

Temas