Una entrega de premios atípica

La ceremonia de la Berlinale, en un espacio abierto

Escrito en ESPECTÁCULOS el
La ceremonia de la Berlinale, en un espacio abierto BERLÍN (EFE).— La Berlinale entregó sus Osos en una gala atípica, a cielo abierto, y meses después de darse a conocer un palmarés, en que Rumanía obtuvo el Oro con “Bad Luck Banging or Loony Porn”, una sátira sobre doble moral y sexo viralizado. Por primera vez en décadas, la ceremonia no tuvo lugar en una sala de cine y en pleno invierno alemán, sino en un espacio exterior y desde la monumental Isla de los Museos. El jurado del festival, integrado por seis anteriores ganadores del Oro, como el iraní Mohammad Rasoulof, que lo obtuvo en 2019 por “There is no Evil”, había dado a conocer los galardones ya en marzo. Fue al término de la edición virtual, restringida al sector del cine y los medios, con 15 películas seleccionadas para su sección oficial a competición. Entonces no hubo ningún acto presencial ni proyecciones en sala, debido a las restricciones impuestas por la pandemia. Los dos directores de la Berlinale, Carlo Chatrian y Mariette Rissenbeek, optaron por la fórmula híbrida de aplazar el segmento presencial a junio, para posibilitar así el reencuentro con el público, los directores y equipos de los filmes. El filme rumano, dirigido por el provocador Rady Jude, se llevó el máximo galardón. Se centra en una maestra que se ve sometida al juicio de padres de familia, colegas y jefes, al viralizarse un video sexual de ella y su marido. La segunda mayor distinción, el Gran Premio del Jurado, fue para el japonés Ryusuke Hamaguchi, por “Wheel of Fortune and Fantasy”, mientras que el Oso de Plata a la mejor contribución artística, lo ganó la mexicana “Una película de policías”, dirigida por Alonso Ruizpalacios. El cine alemán, con una amplia representación a concurso, ganó dos Platas: a la actriz Maren Eggert, por “I'm your Man”, de Maria Schrader, y otra del jurado para el documental “Herr Bachmann und seine Klasse”.