ESPECTÁCULOS

La obra de teatro “Distorsión” se estrena en streaming

Escrito en ESPECTÁCULOS el

El drama, el suspenso y mucha de esa realidad que se prefiere ignorar forman parte de la puesta en escena “Distorsión”, la cual toca el tema de la esquizofrenia.

La obra de teatro se estrenó en 2020 en Ciudad de México y ahora llega al “streaming” y podrá verse en todo el país, el resto de Latinoamérica y España el próximo sábado 25, a través de la plataforma Eticket, la misma en la que se adquieren los boletos.

Sergio Scarpett, productor y director de la obra, cuenta que la historia nació de una noche de insomnio en la que vio la cinta “Fragmentado”, cuyo tema le pareció interesante, por lo que indagó qué tanto era cierto o no lo que presentaba la cinta.

El tema lo atrapó y fue así que comenzó a escribir la obra, la cuarta que realiza, en un proceso de mucha dedicación para investigar y entender el tema y no caer en imprecisiones, pues, aunque el teatro no tiene que reflejar la realidad exactamente como es, se trata de un tema complejo del que quería, por medio de la puesta en escena, informar bien a la gente.

A través del personaje de Federico, Scarpett cuenta todos los problemas mentales que puede tener una persona con esquizofrenia, de los que actualmente están registrados ante la ciencia.

Aclara que no es una obra de terror, sino que el manejo del miedo se da de manera ligera con sonidos y algunos otros elementos y, principalmente, por medio del personaje de Francisco, quien muestra esa locura “que en algún momento todos tememos cuando no queremos saber nada de la realidad y preferimos estar solos”.

En escena hay dos actores y los personajes se van desenvolviendo en un juego con la mente del espectador.

Joaquín Bodoni, quien protagoniza la obra, dice que su personaje es de ésos que nunca se olvidan.

Destaca que hace un par de días, cuando trabajaba el personaje, encontró aspectos importantes de su psicología que no había notado, y acciones que el actor realizó en un pasado.

Explica que los hermanos Federico y Francisco tienen personalidades muy marcadas y diferentes, y mentalidades distintas, uno vive en el pasado y otro en el futuro, y en la historia declaran que no se llevan bien, pero tienen algo en común que los une: el cuestionamiento, que los lleva a buscar la realidad, aunque siempre existe una verdad manipulada.

La misión de los dos personajes es encontrar la verdad y el espectador ve esto totalmente en perspectiva; al final es quien tiene la última palabra de la historia.

La obra está hecha para que el espectador se haga sus propios cuestionamientos y, “si observa bien, se dará cuenta de que la historia también ofrece un final”.

Scarpett manifiesta que presentar la obra en “streaming” da la oportunidad de llegar de manera simultánea a muchos lugares, por lo que considera que la pandemia dejó algunas cosas buenas, como hacer que el público se acostumbre a la presentación de obras de teatro en este formato.— IRIS CEBALLOS ALVARADO