MÚSICA

Coldplay ataca la huella ambiental de sus conciertos

Escrito en ESPECTÁCULOS el

NUEVA YORK (AP).— Se dice que los fans le dan a los artistas una descarga eléctrica en los conciertos en vivo. Coldplay quiere aprovechar eso, literalmente.

La popular banda agregó a su actual gira mundial pistas de baile cinéticas y bicicletas estacionarias que almacenan energía, y alienta a sus seguidores a potenciar el espectáculo artístico mientras bailan o pedalean.

Es parte de un esfuerzo mayor para hacer que la gira sea más compatible con el medio ambiente. El grupo, cuyas canciones incluyen “Higher Power”, se comprometió a ser lo más sostenible y bajo en carbono posible con la esperanza de reducir sus emisiones de dióxido de carbono en un 50%.

“Uno no quiere parecer demasiado serio. Esto también es muy divertido”, dice el bajista Guy Berryman. “De esa forma se afianzará: si la gente lo ve menos como una responsabilidad onerosa y más como oportunidad de hacer algo divertido que ayuda al medio ambiente y la experiencia del concierto”.

Cada pista de baile cinética puede dar cabida a decenas de personas y ahí la electricidad la produce el movimiento. Antes de comenzar el show, la banda hace concursos para ver qué grupo de fans puede generar la mayor cantidad de energía, animados ??por la canción “Jump Around” de House of Pain.

Cada una de las bicicletas —al menos 15, pero pueden ser más según el tamaño del lugar— puede generar 200 vatios de energía, que son capturados en baterías que hacen funcionar los elementos del espectáculo.

Coldplay es solo uno de los artistas de la música que trabajan para reducir los efectos de las huellas energéticas de sus giras, una lista que incluye a Billie Eilish, Harry Styles, The Lumineers, Dave Matthews Band, Shawn Mendes, Maroon 5, John Mayer, Lorde, The Chicks, Jason Isbell y The 1975.

“La relación que tienen los músicos con millones de sus fans es diferente a cualquier otra relación de cualquier otra figura pública. Pueden ser un ejemplo andante y parlante”, considera Adam Gardner, fundador y codirector ejecutivo de Reverb, organización sin fines de lucro que ayuda a las bandas a ofrecer shows “ecológicos”. El grupo no está colaborando en la gira de Coldplay.

Interés general

Los artistas reflejan un esfuerzo general del mundo del entretenimiento —desde equipos deportivos hasta fabricantes de juguetes— para reducir su huella de carbono. Un estudio realizado por Live Nation encontró que el 82% de los asistentes a eventos de música en vivo declaran que se esfuerzan por mantener un estilo de vida ambientalmente sostenible.

“Ser verde no es una especie de ejercicio caritativo de autoflagelación, de ser más santo que otro. Es un buen modelo de negocio. Eso es lo que nos gustaría mostrar”, afirma el vocalista de Coldplay, Chris Martin.

El guitarrista Jonny Buckland agrega: “Tiene que funcionar”.

Los esfuerzos abarcan de todo, desde ofrecer más opciones de alimentos a base de plantas y eliminar el plástico no reutilizable, hasta repensar el transporte, el factor más ambientalmente exigente de las giras para músicos y aficionados.

Billie Eilish se comprometió a eliminar unas 35,000 botellas de agua de un solo uso en su gira y solo sirve comida vegetariana entre bastidores. La banda Massive Attack viaja en tren, y la mercancía “Sour” de Olivia Rodrigo está coloreada de manera sostenible y es 100% de algodón orgánico.

Shawn Mendes se comprometió a reducir el impacto ambiental y las emisiones de su gira en un 50% por espectáculo empleando telas sostenibles en las sudaderas y camisetas de la gira, alojándose en hoteles que se comprometen con cero emisiones netas, eliminando el plástico y utilizando combustible de aviación sostenible. La más reciente gira de Harry Styles tuvo centros de reciclaje de baterías y donó a refugios los artículos de tocador del hotel sin usar.

Coldplay planea reducir al mínimo los traslados aéreos, pero cuando los vuelos son necesarios la banda optará por aviones comerciales en lugar de chárters, y recurrirá a trenes y vehículos eléctricos siempre que pueda. Los camiones usarán combustibles alternativos como aceite vegetal hidrotratado.

“Hemos analizado todos los aspectos del show porque no hay nada que puedas hacer que marque una diferencia significativa en general. Básicamente, todos estos cambios que haces se suman a algo más impresionante en general”, apunta Berryman. “Esperemos que tenga este efecto dominó en toda nuestra industria”.

El escenario de su gira “Music of the Spheres” está hecho de acero reciclado, y la banda espera implementar el primer sistema de baterías para giras del mundo, fabricado con 40 baterías de automóviles eléctricos BMW reutilizadas y reciclables. La intención es alimentar todo el espectáculo con ellas, sin necesitar nunca la red eléctrica ni generadores diésel.

“Somos bendecidos de tener los recursos para hacerlo porque es muy costoso probar estas cosas por primera vez”, admite Martin.

“Somos privilegiados de estar en una posición en la que podemos cambiar”.

También hay confeti biodegradable, pulseras compostables para la audiencia, paneles solares y un generador que funciona con aceite vegetal. Toda la mercancía de la banda se obtiene de manera ética y sostenible, y el 10% de los ingresos netos del tour se destinarán a organizaciones ambientales como The Ocean Cleanup y One Tree Planted. “Estamos tratando de hacer esto de una manera que sea bastante práctica y profesional para que no se nos tache de chiflados de izquierda. Es bastante centrista y práctico”, subraya Martin.

El baterista Will Champion afirma que la nueva tecnología ecológica puede ser útil para otras bandas que recién comienzan una gira y espera que todos los artistas compartan experiencias sobre qué funciona y qué no.

“Cuanto más se difunda y más gente tome la iniciativa y proponga nuevas ideas, más rápido se convertirá en el estándar de la industria”, señala. “Cuando eso llegue al punto de ser obvio porque cuesta lo mismo o menos que las formas tradicionales de hacerlo se abrirán las compuertas y haremos un cambio significativo”.

Pero el cambio no siempre ha ocurrido sin inconvenientes. A Coldplay lo han acusado de “lavado verde” por asociarse con Neste, que se autoproclama como el mayor productor mundial de biocombustibles sostenibles.

Transport and Environment, una organización ambiental con sede en Bruselas, asegura que Neste tiene “vínculos documentados con la deforestación y biocombustibles dudosos”, como el aceite de palma y derivados. Neste responde que el “aceite de palma convencional” no se usa como “materia prima” en la colaboración con Coldplay y espera terminar con su empleo para 2023.

“Están haciendo todo lo que se puede”, subraya el director en jefe de Transport and Environment, Carlos Calvo Ambel, sobre Coldplay, “pero tal vez eligieron al asesor equivocado”.

Reverb, que desde 2004 ayuda a las bandas a superar los retos de ser ecológicos, ofrece desde estaciones de agua gratuitas hasta abastecimiento de alimentos locales orgánicos y de granjas familiares cercanas al sitio del evento. La organización sin fines de lucro ha contribuido a evitar el uso de cuatro millones de botellas de agua no reutilizables desde su inicio.

“Nuestra filosofía es que no es todo o nada. Creo que si obligamos a la gente a hacer todo a la vez, la mayoría elegirá no hacer nada”, advierte Gardner, quien también es músico de gira con su banda Guster.

“Algunos artistas con los que trabajamos están listos para lanzarse de lleno y otros analizan las cosas que pueden cambiar de inmediato. Creo que lo más importante es empezar”, agrega.