in ,

Actores opinan sobre el regresoa la “normalidad”

Rebecca Jones realizaba una temporada de la obra “Una mujer extraordinaria” cuando las autoridades decretaron el cierre de los teatros

Desde el confinamiento

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— Desde sus hogares, donde llevan confinados dos meses con la intención de evitar contagiarse, ocho actores experimentados comparten el panorama que ven para cuando pase la pandemia por el Covid-19.

No todas las celebridades están de acuerdo con una “nueva normalidad”.

Para Otto Sirgo, este término es un invento absurdo. “Vamos a regresar a la normalidad y punto”, dice. “Hay cosas que se tienen que hacer diferente, pero cuál nueva normalidad, vamos a salir a trabajar”.

Silvia Mariscal piensa que no todos van a cambiar con lo que está viviendo el mundo, pero espera que algunos aprendan la lección y ayuden a que el futuro de la humanidad y el planeta sea mejor. “Creo que después de la primera bocanada de aire que respiremos, nos vamos a empezar a sentir bien y esto se nos va a olvidar y a caer en lo mismo”.

La actriz Rebecca Jones piensa que cualquier exageración es pequeña en cuanto a la magnitud del virus y por ello desde marzo empezó a guardar cuarentena y hasta la fecha no sale ni recibe visitas.

La coprotagonista de “Cuna de lobos” señala que los productores están muy preocupados por el regreso de los espectáculos porque parece ser que sólo será a un 25% de la capacidad.

“No hay manera de que salgas con los gastos. Es terrible y yo no tengo cómo exigirle a mi productor que me siga pagando”.

Aunque no cree como tal en el concepto de la “nueva normalidad”, Otto Sirgo señala que va a costar mucho trabajo que la gente vuelva a los espectáculos en vivo o al cine. Aunque sabe que habrá medidas sanitarias muy estrictas, la reactivación será difícil. El actor de 73 años asegura que ninguna medida está demás. “Aprovechemos lo que casi no hacemos: ver series, investigar, leer y cuando se levante esta situación, tomarla con tranquilidad”.

“Quédate en casa”, recalca Salvador Sánchez, quien en estos días se dijo preocupado por él y por los demás. En su caso, no tiene ningún padecimiento de salud, por lo que sólo es vulnerable por su edad. Comparte que en estos días busca distraerse, leyendo o memorizando textos.

El futuro lo ve incierto pero es positivo ante lo que suceda. “No lo sé pero siento una gran expectativa por el regreso. Hasta cierta emoción por la posibilidad de volver a ver a mis compañeros”, comenta.

Helena Rojo ha pasado el tiempo en casa “leyendo, escuchando música, renovando relaciones, nunca he tenido miedo de estar conmigo misma, me gusta ver qué puedo cambiar y qué de plano ya está muy anquilosado”, dice la actriz.

En unas semanas comenzará el desconfinamiento y Helena Rojo sólo sugiere no darle lugar al miedo. “La gente va a seguir buscando la forma de protegerse de los contagios, en la paranoia todos, pero espero que seamos fuertes para afrontar las cosas con amor”.

“No podemos estar parados, para eso tenemos que inventar cosas muy creativas que para eso somos artistas”, comenta Nuria Bages.

Con esta idea, es que la actriz apunta que aunque va ser difícil para la comunidad artística el regreso, se irán adaptando. “Es triste, no puedes ir a un teatro, donde hay gente que está muy pegadita. Me imagino que al principio será así, tener cuidados, se tomarán muchas precauciones y la vida ya no será igual pero llegará el momento en que regresemos”.

Silvia Mariscal tuvo oportunidad de encerrarse mientras pasa la emergencia sanitaria, es franca: “No soy optimista”, señala. “El ser humano ha recibido una sacudida con esto que ha pasado, pero van a ser pocos los que tomen conciencia de lo que significa realmente, confiemos en que la energía de esos pocos hagan algo por este mundo que está sumido en una decadencia atroz”.

En dos meses que lleva confinada —es persona de riesgo al padecer Epoc (enfermedad pulmonar crónica)— Raquel Pankowsky usa apps para pedir comida y lo que necesita. “Es muy difícil porque como actores no tenemos ayuda de nada, una jubilación o ayuda gubernamental”, señala.

“El regreso a los teatros es incierto porque al poner una obra con un tercio del público, mientras se vuelve seguro hacer funciones normales, no salen los gastos”, considera.

“¿Quién va a poner una obra así”, dice. Además recalca que los artistas son necesarios.

Cuando termine la pandemia, a Patricia Reyes Spíndola le gustaría salir a la calle, caminar, ver a su familia, ir a comer a un restaurante, pero sobre todo, ir a trabajar. Desde marzo no tiene contacto con el exterior. “No salgo de casa, piden las cosas del supermercado, las desinfectamos afuera y luego las metemos y yo no he salido ni a la esquina; en la casa hay por donde quiera cosas para limpiarte”.

La actriz mexicana sigue trabajando desde casa.

 

De un vistazo

Los pronósticos

De acuerdo con Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de Ciudad de México, los teatros podrían abrir a partir del 15 de junio a un 30 por ciento de su capacidad, dependiendo del monitoreo y reportes que haga la Secretaría de Salud en cuanto a los contagios del Covid-19. Y sería hasta septiembre que empezarían a operar con un 60 por ciento de aforo.

Etapa difícil

Productores de teatro consideran que será muy difícil la reactivación de este sector por la inversión que se requiere.

 

Nuevo revés legal al decreto de energía

Crean vida a partir de ejemplares muertos