in ,

¿Arath de la Torre en Tinder? Que tan verdadero es su "perfil"

Arath de la Torre en Tinder
Internautas "acusan" al actor de estar en una aplicación de citas que se usa para tener un encuentro con alguien (Instagram@arathdelatorre)

El actor fue señalado de "infiel" tras "descubrir" que se encuentra en una aplicación de citas, pese a estar casado.

CIUDAD DE MÉXICO.— Arath de la Torre se ha convertido en un imagen de polémicas, pues un nuevo escándalo está afectando su imagen. Ahora se trata de un supuesto perfil en Tinder (una aplicación de citas).

Internautas se han encargado de acusar al actor, presentador y comediante quien estaría siéndole infiel a su esposa con quien lleva 14 años de casado.

También podría interesarte: Arath de la Torre ya no es querido; piden cancelar sus programas en Televisa

"Arath de la Torre" en Tinder

Fue Reforma, que dio a conocer que Arath llamó la atención de internautas, quienes descubrieron que tiene activo un perfil en Tinder, pese a que el actor esta casado desde el 1 de abril de 2007 con con actriz Susy Lu.

Pese al alboroto que se desató en redes sociales, el mismo medio pudo corroborar que se trata de un perfil falso, aunque se desconoce quien usurpó la identidad del actor.

"En esta era de la modernidad, los hackers y las tecnologías para espiar a la gente, robar la identidad de cualquier usuario es relativamente sencillo, así que nos enteramos de que la nueva víctima fue Arath de la Torre, quien asegura que abrieron un perfil en Tinder con sus datos, para que ni se emocionen sus fans", indicó Reforma.

El conductor se encuentra en la mira del ojo crítico tras verse envuelto en una polémica al ser la imagen de un comercial en el que aparentemente el actor se burló de "Los Voladores de Papantla"; este promocional desató la ira de los mexicanos, quienes han criticado duramente al también comediante.

También podría interesarte: Arath de la Torre se disculpa por tema de Voladores de Papantla

"Cancilleres, testigos de cambio en país": Ricardo Monreal

Amazonas de Yaxunah, descalzas y en hipil, ovacionadas en el Kukulcán