in ,

Artistas de K-pop hablan de los trastornos que padecen

Foto: Megamedia

SEÚL (AP).— Eric Nam, cantante de K-pop, estaba en una reunión en Nueva York cuando sintió dolor en el pecho.

“Pensé que iba a tener que llamar al (número de emergencias) 911”, dice al recordar su experiencia de 2019. Pero se quedó sentado y tuvo “que salir de ésa respirando discretamente”.

Jae-hyung Park, mejor conocido como Jae de la banda coreana Day6, viajaba en un taxi de regreso de la grabación de un vídeo musical en Seúl el año pasado cuando sintió algo parecido a un ataque cardíaco.

Al principio lo atribuyó al estrés, pues durante años había lidiado con sentimientos “raros” y “fuera de lugar”. Pero se dio cuenta de que no podía ignorar los síntomas y con “la voz más calmada” le pidió al chofer que lo llevara a un hospital cercano.

“Sentí que iba a morir, voy a morir, voy a morir”, pensó.

Park y Nam más tarde se enteraron que habían sufrido ataques de pánico.

La salud mental, tema tabú

Muchos artistas de la industria musical tienen problemas para lidiar con el peso de la fama. En Corea del Sur, como en muchos otros países, hablar de salud mental suele verse como tabú, lo que lleva a las estrellas del K-pop a enfrentar solas la depresión y otros males mentales.

Nam y Park se unieron a otros artistas coreano-estadounidenses para generar conciencia sobre la salud mental al compartir públicamente sus historias.

Nam se mudó de su natal Atlanta a Seúl en 2011 y comenzó su carrera musical después de competir en un programa de televisión coreano.

Graduado del Boston College, admite que el racismo que vivió al crecer en los suburbios de Georgia le dejó cicatrices profundas.

Según recuerda, fue hostigado e incluso un compañero de clase le escupió.

“Fue uno de los momentos más degradantes, vergonzosos y exasperantes de mi vida hasta ese momento”, confiesa Nam en el primer episodio de “Mindset”, una nueva serie de podcasts recién lanzada para promover las conversaciones sobre la salud mental y el bienestar.

“Y creo que todavía hoy es un tema del que nunca me siento cómodo de hablar”.

Crisis de identidad

Nam también tuvo problemas con una crisis de identidad como coreano-estadounidense, pues lo trataban como extranjero en Corea del Sur y en Estados Unidos.

“Sentía que no pertenecía a ninguna parte”, admite.

Park, nacido y criado en California, tuvo dificultades para navegar entre dos culturas tan diferentes. Y la competencia intensa en la industria musical también afectó su salud mental.

Es (el K-pop) un mundo de competencia despiadada”

Jae-hyung Park

Recibió asesoría de su sello discográfico, JYP Entertainment, pero le resultó difícil conectar con su terapeuta y eventualmente se tomó un receso en su carrera cuando en 2020 la actividad de su banda entró en pausa.

Participó en el podcast de Nam como invitado.

Nam espera que el programa aborde los estereotipos y estigmas en torno a la enfermedad mental.

“Nunca pensé que necesitaría, que querría hablar con alguien sobre mi salud mental”, manifiesta.

“Pero una vez que estuve en esa posición, no supe cómo lidiar con ella. Así que recuerdo esos momentos muy aislantes que tuve antes en mi carrera”.

Leer: Presión, sexismo y manipulación: el detrás del K-pop femenino

Arranca la vacunación a adultos mayores: Valladolid, Motul y Conkal, los primeros

¿Sirve de algo que se eliminen las figuras de personajes de los productos alimenticios?