in ,

Catean hotel en el que Ricardo Ponce ofrecía sus cursos de 'autosanación'

El hotel donde presuntamente operaba el gurú Ricardo Ponce fue cateado la tarde del miércoles. Foto vía Twitter

CANCÚN.- El hotel "Akalki", ubicado en el municipio de Bacalar (Quintana Roo); en donde el coach y conferencista Ricardo Ponce realizaba retiros de "autosanación" con fines sexuales; tuvo un cateo este miércoles por elementos de la Policía de Investigación de la Fiscalía General de Quintana Roo (FGE).

El centro de hospedaje fue asegurado por las autoridades ministeriales para continuar con los actos de investigación.

Ponce es acusado de incurrir, probablemente, en el delito de trata de personas en agravio de mujeres que, bajo la manipulación emocional; eran atraídas a cursos de "autosanación" y retiros espirituales por los cuales pagaban 50 mil pesos o más.

Las mujeres luego eran manipuladas, engañadas, seducidas, acosadas o abusadas sexualmente por el pretendido gurú, quien está sujeto a investigación ministerial. Algunos relatos señalan que durante los actos sexuales eran videograbadas sin su consentimiento, desconociendo el destino y uso posterior de ese material.

¿Por qué fue cateado el hotel donde Ricardo Ponce realizaba sus retiros?

La diligencia se realizó este miércoles al mediodía y concluyó a las 17 horas aproximadamente, precisó la FGE, en cumplimiento a una orden de cateo obsequiada por un juez de control, derivado de las denuncias interpuestas por distintas víctimas, quienes asistieron a los cursos de superación personal promovidos por Ponce, nacido en Cancún.

En las redes sociales de Ponce, figuran vídeos y fotos del hotel, al pie de la Laguna de los Siete Colores, en donde a las asistentes se les daba la bienvenida "al primer día" del resto de sus vidas.

En las pretendidas terapias el coach abordaba temas como la infidelidad, el cómo atraer a una pareja, las emociones, el amor, los apegos, generalmente ligados con tópicos sexuales, de acuerdo con los testimonios de quienes asistieron o de personal de su staff, a quienes acosó, coaccionó o abusó sexualmente.

El caso saltó a la luz pública el domingo pasado cuando Maire Wink, una joven youtuber, denunció en sus redes sociales los procedimientos utilizados por Ponce para "enganchar" a sus víctimas.

¿Irás a votar? Esta es la guía con lo que debes saber