in ,

“Celebramos la muerte”

Ángela

Pepe, Ángela y Leonardo Aguilar en un concierto

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— Con una gran producción que cuidó hasta el mínimo detalle, Pepe Aguilar y sus hijos Ángela y Leonardo ofrecieron el concierto “Mexicano hasta los huesos” dedicado a Flor Silvestre, en el cual se enalteció el folclor y las costumbres mexicanas del Día de Muertos.

El espectáculo “online” se inició a las 8 de la noche con una bienvenida de los Aguilar, en la que explicaron el concepto de su proyecto antes de interpretar su primer tema: “La muerte.”

“A este programa invité a mis dos hijos a que me acompañaran por este viaje con la huesuda, vamos a ir cantando canciones de diferentes ritmos, pero que tienen un común denominador: todas de alguna manera hablan de la muerte”, explicó Pepe.

Para darle un ambiente más solemne, entre cada canción se recitó un poema o una calaverita, que hacía que el momento fuera más especial y lleno de sentimientos.

“Así como se reconoce que los refranes antiguos son evangelios chiquitos, también los dichos de los viejitos son evangelios chiquitos, porque son conductores de verdades. Podríamos decir que varias de las piezas del cancionero mexicano son como evangelios cantados, pues también dicen la verdad, este es el caso de muchas canciones que versan sobre nuestra actitud ante la vida, el amor y la muerte”, se escuchó decir durante la transmisión.

Luciendo unos hermosos vestidos Ángela deleitó con su voz a todos sus seguidores con temas como “El jinete” de José Alfredo Jiménez.

“Me encantó está canción, es de las que no conoces, pero que sientes que la has escuchado toda la vida y me encantó hacer falsetes en ciertas partes y lo que decía la canción, porque ese amor que va a ser eterno nunca se pierde, aunque se mueran las personas”, explicó la joven cantante.

La nieta de Flor Silvestre impactó cuando cantó “La llorona”, usando un vestido cubierto de flores de cempasúchil y una corona de la que caía un velo negro.

Mientras que su hermano Leonardo, orgulloso de sus tradiciones y de sus raíces, lució un traje de charro y cantó “Adiós a la vida”, un tema en el que por su interpretación recibió la felicitación de su padre, quien más tarde cantó con él “Nadie es eterno”.

“Nosotros estamos viendo la muerte desde el punto de vista musical, de eso se trata ‘Mexicano hasta los huesos’, de mostrar a todo el mundo, a todos ustedes, cómo es que en México celebramos la muerte”, indicó Pepe.

Acompañado de versos, Pepe interpretó “Cuatro cirios”, “La tumba abandonada” y “Caminos de Guanajuato”, en la que compartió el escenario con sus hijos.

“La música mexicana y la tradición de lidiar con la muerte es muy contrastante a las de otros lugares del planeta, aquí como que no le tenemos mucho respeto o si le tenemos respeto es otro tipo de respeto, no es miedo, es como una camarería”, señaló el cantante.

Lo que impresionó a la audiencia fue la producción con la que se grabó el espectáculo, el cual fue el resultado de varios meses de trabajo. Como escenario convirtieron el Centro Histórico de Zacatecas en sets que transportaron a todos a una “Tierra de los Muertos”.

Después de una hora de espectáculo, se despidieron con temas como “México lindo y querido”, “Que me entierren con la banda” y “Zacatecas querido”.

“Desgraciadamente todo lo que empieza, termina. Estoy muy orgulloso de lo que somos, de dónde venimos como cultura y como folclor. Estoy tremendamente convencido de que, si más jóvenes supieran de dónde vienen y conocieran sus raíces, en este tiempo que estamos tan conectados, se sentirían mejor, con toda la seguridad de sentirse muy orgullosos de ser mexicanos. Muchísimas gracias por acompañarnos”, expresó Pepe antes de cortar la transmisión.

Con producción

Según un comunicado se utilizaron más de 2,500 macetas de cempasúchil cada una con nueve flores, 800 ramilletes de flor de cempasúchil artificial, 15 tumbas, un mausoleo, dos toritos de pirotecnia, 15 bombas de humo; en el vestido de la muerte se usaron 450 metros de listón y 60 metros de tela blanca; 18 cráneos en distintos estilos, 600 veladoras y velas, 100 cirios, 800 tiras de papel picado, dos pipas de agua, 40 panes de muerto grandes; 150 personas entre staff, músicos, artistas, técnicos y administrativos encargados de vestuario, decoración y arte.

David Prowse, "Darth Vader" en 'Star Wars' murió a los 85 años