in ,

Cerrada lucha por el Óscar

Rami Malek, el favorito para ser el Mejor Actor

LOS ÁNGELES (EFE).— Rami Malek (“Bohemian Rhapsody”) en la piel del inolvidable Freddie Mercury es el favorito al Óscar a Mejor Actor, categoría donde compite con Bradley Cooper (“A Star Is Born”); Christian Bale (“Vice”); Viggo Mortensen (“Green Book”) y Willem Dafoe (“At Eternity’s Gate”).

Rami Malek, el mito de Queen

Encarnar a un mito tan querido como Mercury podía ser una bendición o un regalo envenenado, pero el trabajo de Rami Malek en “Bohemian Rhapsody” no solo convenció a los millones de fans de Queen sino que le dio el Globo de Oro a Mejor Actor de Comedia o Musical, el Bafta y el premio del Sindicato de Actores (SAG) a Mejor Intérprete Masculino. “Sabíamos, y lo pensamos de manera colectiva, que había que reflejar aspectos difíciles de su vida, los retos, las dudas y también los éxitos. Pero tras conocer a Freddie, con todas las investigaciones que hice, hablamos de un hombre perfeccionista que quería celebrar la alegría de la vida; divertirse, ante todo y sobre todo”, señaló el actor.

La carrera de Malek (Los Ángeles, 1981), de ascendencia egipcia, incluye papeles en series como “The Pacific” y películas como “Short Term 12” (2013), aunque el rol que le presentó al gran público fue el del hacker taciturno de “Mr. Robot”.

Sería una sorpresa que no se llevara el Óscar a Mejor Actor, aunque en esta temporada de premios Malek ha sorteado, como ha podido, un turbio obstáculo en su camino: las acusaciones de agresión sexual contra Bryan Singer, director de “Bohemian Rhapsody”, y de quien trata de alejarse lo máximo posible.

Christian Bale, un satán político:

“Gracias a Satán por servirme de inspiración”. Con este ácido agradecimiento recibió Christian Bale el Globo de Oro a Mejor Actor por su interpretación del exvicepresidente estadounidense Dick Cheney en “Vice”.

Se trata de la cuarta postulación al Óscar para un artista que ya sabe lo que es llevarse la estatuilla a casa, algo que consiguió como Mejor Actor de Reparto por “The Fighter” en 2011.

Muy aplaudido por su interpretación de Batman en la trilogía de Christopher Nolan, Bale (Haverfordwest, Reino Unido, 1974) también brilló en cintas como “American Psycho” (2000), “The Prestige” (2006), “American Hustle” (2013) o “The Big Short” (2015).

El peso de interpretar a alguien tan maquiavélico y misterioso como Cheney, vicepresidente durante el mandato de George W. Bush en la Casa Blanca (2001-2009), no fue solo algo metafórico para Bale, quien subió cerca de 20 kilos para tomar las riendas del personaje.

Bradley Cooper, estrella delante y detrás de la cámara.

A Bradley Cooper le van los retos. Para su ópera prima como director no solo se arriesgó con un “remake” de un clásico como “A Star Is Born” sino que también se atrevió a medirse en un duelo interpretativo y musical de altura con una estrella como Lady Gaga.

El órdago de Cooper (Filadelfia 1975) le salió de maravilla, ya que este año está postulado como Mejor Actor, Mejor Película (es uno de los productores de “A Star Is Born”) y Mejor Guión Adaptado, por lo que solo le quedó la espina de no haberse colado a Mejor Realizador.

Con estas candidaturas, Cooper ya suma siete menciones al Óscar en su carrera, sin haber ganado en ninguna ocasión.

Su crepuscular y emotivo retrato de un músico venido a menos y acosado por la envidia, las dudas y las adicciones es su cuarto intento para llevarse un Óscar interpretativo tras sus candidaturas por “Silver Linings Playbook” (2012), “American Hustle” (2013) y “American Sniper” (2014).

Viggo Mortensen, sabor hispano y reflexión social.

Con muchos lazos sentimentales y personales con Latinoamérica y España, Viggo Mortensen pondrá algo de sabor hispano en esta categoría del Óscar gracias a su postulación por el drama “Green Book”.

El tándem formado por Viggo Mortensen y Mahershala Ali en este largometraje es una de las sensaciones de la temporada, en particular, por tratar cuestiones de gran actualidad en Estados Unidos como el racismo. “Respeto y empatía son valores que siempre están en riesgo (…). Hay gente que se alegra de que hicieramos esta película porque considera que desde que se proclamó la Ley de Derechos Civiles hemos caído en los mismos errores: racismo, xenofobia, homofobia… En fin, intolerancia Y estoy de acuerdo, pero esta película tiene su razón de ser y será valiosa en cualquier momento”, dijo. Candidatos en dos ocasiones por “Eastern Promises” (2007) y “Captain Fantastic” (2016), Mortensen (Nueva York, Estados Unidos 1958) alcanzó la cima de popularidad como Aragorn en “The Lord Of The Rings”.

Willem Dafoe, cara a cara con Van Gogh:

Con un genio de la pintura como Vincent Van Gogh se ha medido el actor estadounidense Willem Dafoe, que aspira al Óscar a Mejor Actor por su papel en la cinta “At Eternity’s Gate” sobre los últimos meses de vida del artista holandés.

Aunque la película dirigida por Julian Schnabel solo cuenta con esta candidatura al Óscar, la postulación de Dafoe cuenta como credencial con la Copa Volpi a Mejor Actor que obtuvo en el pasado Festival de Venecia.

Consagrado ya como un clásico del cine estadounidense, tanto en su vertiente más popular como en filmes más originales o arriesgados, Dafoe (Appleton, EE.UU., 1995) optó en tres ocasiones al Óscar, pero nunca alcanzó la victoria, con “Platoon” (1986), “Shadow of the Vampire” (2000) y “The Florida Project” (2017).

Su extensa trayectoria incluye otras películas como “The Last Temptation of Christ” (1988) y “Antichrist” (2009).

Se retracta

El Óscar no entregará ninguno de sus premios durante las pausas publicitarias de la gala después de que la Academia de Hollywood rectificara tras una enorme protesta en la comunidad del cine por esta polémica medida.

Expectación

Uno de los momentos más esperados será el de ver a Lady Gaga subir a recoger el Óscar a Mejor Canción por “Shallow”, de “A Star Is Born”, película que protagoniza —y por la que está postulada a Mejor Actriz.

La cena

El jamón ibérico de la empresa española Cinco Jotas hará su debut en Hollywood y será la atracción del menú de la fiesta oficial de los Óscar. La fiesta denominada Governor’s Ball es la cita que nadie se quiere perder en Hollywood. El chef consentirá a más de mil 500 invitados con 60 platillos.

Psicólogos, claves en un programa contra suicidios

Joven artesano de Euán se gana la vida con rehiletes