in ,

Cierre de plata para Franco

A la derecha

Concluye Festival de Venecia en medio de la crisis

Venecia cerró ayer la 77a. edición de su Festival Internacional de Cine, enrarecida por la pandemia y que clausuró con el orgullo de haberse celebrado, erigiéndose como ejemplo para otros certámenes.

Durante estos días los artistas que pasaron por el festival aplaudieron su decisión de mantenerlo para que sirva como espaldarazo para un sector, el cinematográfico, muy vapuleado por esta crisis, con salas cerradas y producciones paradas en todo el mundo.

Un llamamiento que llegó desde personalidades como la actriz británica Tilda Swinton, este año León de Oro honorífico, y del director español Pedro Almodóvar, que presentó fuera de concurso su corto “La voz humana”, precisamente con ella como protagonista.

Y también de los directores de ocho grandes certámenes europeos, como el de San Sebastián, José Luis Rebordinos, que arrancará con el mismo esfuerzo el próximo 18 de septiembre.

Ayer desfilaron por la alfombra roja una espectacular Cate Blanchett con un vestido que recordaba a la cola de un pavo real; la británica Vanessa Kirby, que apostó por la elegancia del negro; o el equipo mexicano del filme “Nuevo orden”, de Michel Franco, que acudió acompañado de la protagonista, Naián González, así como de Diego Boneta y Darío Yazbek.

Un desfile que transcurrió sin público en una edición en la que se instalaron barreras para impedir el acercamiento del público.

El festival distribuyó las puntuaciones que los críticos de Italia y los internacionales dieron a cada película en competencia y no hubo sorpresas respecto a lo que se rumoraba en todos los mentideros periodísticos de estos últimos días.

Los favoritos son “Nomadland”, de Chloé Zhao, una historia de nómadas modernos en las carreteras estadounidenses protagonizada por Frances McDormand, y que ganó ayer el León de Oro a Mejor película.

Les siguen “Notturno”, el brillante documental de Gianfranco Rosi sobre las tragedias en Oriente Medio; “Dear Comrades!”, la revisión histórica de la represión soviética en el Cáucaso en 1962 del ruso Andréi Konchalovsky.

Y el “Nuevo Orden” de Franco, este año único latinoamericano en la principal categoría y que agitó y sorprendió en el certamen con una truculenta distopía ambientada en su país sobre una revolución de pobres contra ricos.

Franco ganó el León de Plata Gran Premio del Jurado del 77o. Festival de Venecia por su película.

“Viva México y sigan apoyándonos en el país para llevar buenas noticias... muero ya por presentarla en México”, expresó al recibir el galardón.

¿Cómo es vivir un festival de cine dentro de la nueva normalidad? Para Michel Franco, la Bienale fue ágil y de buenas noticias, pues anteayer el Jurado Joven le otorgó el Leoncino de Oro, uno de los premios paralelos más codiciados.

Tapabocas por donde sea y protocolos estrictos sanitarios para ver “Nuevo orden”, la historia distópica (palabra que hace alusión a lo negativo en una sociedad) que se centra en una boda de familia rica, mientras en la calle hay levantamientos sociales por la desigualdad existente.

“Es la cinta correcta para este año, la circunstancia en que se presenta sabe a distopía, justamente la nueva normalidad es compatible, pero no por eso hay menos euforia”, dice Franco.

Franco, asistente frencuente a Cannes, donde ha ganado con cintas como “Después de Lucía” y “Las hijas de Abril”, pudo ver cine en cines, algo que no pasaba hace casi medio año por la contingencia sanitaria.

“Muchas cosas funcionan mejor; por ejemplo, el boleto lo tienes en tu celular, es personalizado y todo es más eficiente, todo empieza en tiempo; es un festival que tuvo menos alfombras rojas y actores de Hollywood, pero con buena programación”.

La noche fue larga tras la premiere de su nueva cinta. El público aplaudió durante toda la proyección de los críticos y las personas que se le acercaron, lo felicitaron. Después vino la cena y el festejo con el equipo.

La música de Los Ángeles Azules fue el fondo para la alfombra roja. Él mismo eligió las canciones, derecho que dan los festivales.

“La película empieza con la boda y yo quería música tipo de ellos, que sonara a boda mexicana”, añadió.

“Nunca hay que pensar en premios porque te decepcionas si no suceden; yo estoy ya contento por ver cómo nos fue y escucho que a la película la consideran atrevida y fuerte, dicen que es mi película más comercial y de tema más universal”.

Tras Venecia, Franco va al Festival de San Sebastián, donde “Nuevo orden” es parte de la sección no competitiva Perlas y él, será jurado de la oficial.

Por otra parte, la directora colombiana Mariana Saffon ganó ayer el premio al Mejor cortometraje de la sección “Horizontes” del 77o. Festival de Cine de Venecia, la segunda en importancia del concurso, con su corto “Entre tú y Milagros”.

“¡Viva Colombia”, gritó la realizadora al recoger el premio visiblemente emocionada sobre el escenario de la gala de premios, en el Lido veneciano.

Mariana era la única latinoamericana en la selección de cortos de “Horizontes”, dedicada a las nuevas corrientes expresivas, mientras que en la parte de largometrajes compitió la mexicana Yulene Olaizola Main con “Selva trágica”.

El suyo es un corto que habla de la separación entre una madre y su hija, de cuando esta, en su adolescencia rompe el vínculo materno, un proceso “muy doloroso”- Y la madre “también suelta a esta hija porque también quiere seguir con su vida”, explicó Mariana a Efe.

“Entre tú y Milagros” cuenta la relación entre la joven Mili (Sofía Paz), de 15 años, y su madre (Marcela Mar) en medio del paisaje selvático colombiano.

El mundo de la muchacha todavía gira en torno al de su madre pero durante un verano esto empieza a cambiar. Un inesperado y primer contacto con la muerte y la vida despreocupada de la progenitora hacen que empiece a plantearse su relación y coexistencia con ella.

La idea surgió de un pensamiento personal de Saffon: “Al cumplir 30 años me di cuenta de que a esa edad mi mamá ya tenía una hija de dos años, que era yo, y ya estaba divorciada y en ese momento me impresionó un poco porque yo creo que nunca había pensado en mi mamá como en algo más que mi mamá”, rememoró en una entrevista con Efe.

En el mundo de 20 minutos que es su corto, las dos mujeres que lo centran representan dos etapas distintas de la vida de una mujer: la adolescencia, la búsqueda de referentes y guías, y una madurez a veces incomprendida por la sociedad.

“Creo que eso nos pasa muchísimo a la sociedad en general, esperar que cuando una mujer se vuelve una madre tiene que ser simplemente una madre y borrar la posibilidad de que esta mujer tenga una vida sexual, tenga otras prioridades“, denunció.

Mariana converge todos estos planteamientos en el corto para revisar su relación con su propia madre y “pensar en esas relaciones de madre e hija que son tan complejas y que se han explorado durante toda la historia”.— EFE y El Universal

 

Juanpa Zurita confunde la Covid-19 con la influenza