in

San Sebastián no dudará en seguir apoyando al cine

José Luis Rebordinos

El futuro de los festivales

SAN SEBASTIÁN (EFE).— El director del Festival de Cine de San Sebastián, José Luis Rebordinos, afirma que la pandemia de coronavirus complicó este año la selección de filmes españoles y “muchísimo más aún” la de latinoamericanos, si bien, poder presentar películas destinadas a Cannes (Francia) da al certamen “mayor relevancia”.

“El que no se celebre (el festival de) Cannes es una mala noticia por encima de todo. Disponer de algunas de sus películas da a la competencia un cuerpo un poco más fuerte que otras ediciones porque son los títulos claves del año”, señala Rebordinos.

Sin embargo, lamenta que algunos de los filmes españoles y latinoamericanos que esperaban para San Sebastián no han terminado de rodarse o no han comenzado a filmarse siquiera a causa del Covid-19.

“Este año tenemos menos películas latinoamericanas que nunca, como le ha pasado a Venecia, donde solo se ha presentado una con toda la potencia que tienen esos países”, señala.

Rebordinos recuerda que el certamen donostiarra cuenta con diecisiete títulos de Cannes, siete en la Sección Oficial, entre ellos “El olvido que seremos”, de Fernando Trueba, la cinta de clausura (fuera de concurso).

La película está basada en la novela homónima del colombiano Héctor Abad Faciolince sobre la vida de su padre, un médico y activista en pro de los derechos humanos asesinado en Medellín (Colombia) en 1987.

Pese a todos los inconvenientes que conlleva organizar una edición en plena pandemia, Rebordinos asegura que siempre apostaron por celebrar el Festival, aunque admite que con la segunda oleada sí tuvo “cierto miedo” de que no fuera posible, aunque finalmente las autoridades dieron el visto bueno a todos los protocolos de seguridad.

No tiene aún datos, pero el gasto derivado de la crisis sanitaria va a suponer “una cantidad importante” sobre un presupuesto que cree que no pasará de los siete millones de euros.

Una vez que se supere la pandemia, el festival espera volver a un modelo similar al de los últimos años, aunque advierte de que “en lo básico no cambió” porque las proyecciones serán presenciales. Probablemente, matiza, utilicen más “lo online” para alguna actividad, “pero sin renunciar a lo presencial”.

Opina que tras la crisis sanitaria, quedarán tocados los festivales más pequeños pero cree que es muy difícil que se tomen decisiones que pongan en peligro a los festivales grandes.

“A Cannes lo va a aguantar el Gobierno francés, a San Sebastián el español y las instituciones vascas. Podrá ser un poquito más complicado, igual hay algunos recortes, o no, pero lo van a aguantar”, destaca.

Reconoce que es un “momento muy delicado”, “sobre todo para la distribución y fundamentalmente para la exhibición”.

Rebordinos no está en contra de las plataformas “online”, piensa que son “un muy buen complemento”, pero que las salas “no deben perderse como el gran espacio de proyección”.

“Tenemos claro que la mejor manera de ver una película es en una sala de cine y que esa tiene que ser nuestra primera opción”.

De un vistazo

En defensa

Ocho festivales europeos, entre ellos San Sebastián, se comprometieron en Venecia a colaborar en defensa del futuro del sector cinematográfico.

Muy precavidos

San Sebastián, uno de los más destacados de Europa, se celebrará del 18 al 26 de septiembre y, ante las dudas sobre las visitas, han preferido no dar nombres.

Acusan impunidad en Atenco: Denuncia contra el gobierno mexiquense