in ,

De ''Moby Dick'' a ''In the heart of the sea''

Uno de los estrenos de agosto de Netflix es la película “In the Heart of the Sea” (“En el corazón del mar”), una película estadounidense estrenada en 2015 y dirigida por Ron Howard.

Aunque de entrada puede parecer la adaptación de Moby Dick, en realidad trata de un hecho real que inspiró la novela de Melville: el hundimiento del Ballenero Essex.

"Superhéroes" en la película

Lo primero que llama la atención es la aparición de dos superhéroes en el reparto: Chris Hemsworth (“Thor”) como el primer oficial Owen Chase, Tom Holland (“Spiderman”) e incluso podríamos incluir a Cillian Murphy (“El espantapájaros” en Batman inicia), ya desde ahí pinta para película taquillera.

Benjamin Walker interpreta al capitán George Pollard, Jr., un inexperto y arrogante heredero que lleva al ballenero a la desgracia (si acaso en su arrogancia, en su terquedad, encontramos algo en común entre Pollard y el desquiciado capitán Ahab de la novela de Melville, aunque el primero carecía de liderazgo mientras el de la novela, aunque loco, era sumamente carismático y convincente).

El guión se mantiene fiel al hecho original, salvo porque en la película de Howard, Herman Melville se entrevista con el único sobreviviente vivo, el grumete Thomas Nickerson, quien le narra cómo Moby Dick hundió el Essex, mientras que en la realidad el escritor –que servía en el ballenero Acushnet- se entrevistó con el hijo del primer oficial Owen Chase, quien servía en otro ballenero.

Agresividad de las ballenas

Tras conocer la historia, Melville se convenció de que las ballenas eran capaces de tal nivel de agresión.

La historia del Essex es una verdadera tragedia que daba para mucho más en un filme, tan de pronto el talento de Cillian Murphy está totalmente desperdiciado.

En vez de centrarse en las emociones de los infelices náufragos, que para sobrevivir tienen que cometer canibalismo, como era de esperarse lo que predomina es la acción y los efectos especiales.

Es una cinta visualmente impactante, de aventuras, para pasar el rato, pero nada más. En todo caso, la verdadera estrella es la ballena que asedia a los marineros al estilo del perro “Cujo”. No hay escapatoria posible.

Otro hecho real

Además de la historia del Essex, Melville se inspiró en otro hecho real para escribir la novela “Moby Dick”, el caso de un cachalote albino que merodeaba la isla Mocha (Chile) en el siglo XIX, por lo cual le llamaban “Mocha Dick”, publicado en una revista neoyorquina.

Mocha Dick asoló embarcaciones durante más de cuarenta años, nadie había logrado matarlo, por lo cual tenía incrustados en el lomo decenas de arpones, igual de Moby Dick.

Los balleneros contaban que embestía con furia formando un torbellino a su alrededor, matando a todos los marineros que lo quisieran cazar, hundiendo decenas de embarcaciones.

Primera aparición en el cine

La primera vez que Moby Dick apareció en la gran pantalla fue en 1956, en una película dirigida por John Huston cuyo guión escribiera nada menos que Ray Bradbury, de quien por cierto se conmemora este mes de agosto el centenario de su nacimiento (22 de agosto de 1920).

Bradbury llegó a contar que tardó seis meses en leer las casi mil páginas de la novela de Melville para escribir el guión, que a la postre Huston le “robaría” (en co-autoría).

“Supe que usurpar guiones era una práctica habitual en él", dijo Bradbury en una entrevista.

Nominado al Óscar

Por su trabajo para Moby Dick, Ray Bradbury fue nominado al Óscar de Hollywood.

La película fue rodada en Madeira y las Islas Canarias (mismo escenario de “En el corazón del mar”), donde el reparto, encabezado por Gregory Peck como el capitán Ahab, causó furor.

Ahí mismo se construyó el enorme cachalote blanco para las escenas del filme. El falso leviatán terminó por convertirse en una atracción turística.

A diferencia de la película de 2015 sobre el Essex, las escenas de caza de ballenas en mar abierto son reales en la película de 1956, filmada en blanco y negro, y aunque no había en ese entonces las maravillas de efectos especiales de hoy en día, los planos son verdaderamente interesantes.

No así las actuaciones y caracterizaciones de los personajes multiculturales del libro de Melville, que en la versión hollywoodense son exageradas y ridículas al grado de rayar en la comedia.

Y aunque la interpretación de Gregory Peck como el lunático, vengativo y obsesivo Abah está considerada la mejor de su carrera, sinceramente se nota sobreactuada y su parecido físico con Abraham Lincoln distrae.

Buenos efectos para la época

Fuera de eso, para la época, se logran tomar increíbles y ángulos ligados a la épica y misticismo de la cinta, como cuando el fuego de San Telmo envuelve la embarcación.

Una de las mejores y más complicadas escenas del filme es cuando Ahab está atrapado en la ballena, gira y se sumerge con ella y por momentos se pierde en la inmensidad del océano, una escena filmada por el propio Gregory Peck a pesar del riesgo que corría de morir ahogado, es realmente estresante.

Es curioso que después de 1956 no se volviera a llevar a la pantalla grande ninguna adaptación “decente” de Moby Dick.

Por cierto, la primera adaptación con sonido data de 1930, protagonizada por John Barrymore , Joan Bennett y Walter Lang para Warner Bros.

Aspecto de la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador de este lunes 24 de agosto (Foto de El Universal)

AMLO asegura que no tolerará la corrupción, aunque sea de su familia

niños sin internet regreso a clases

Hermanitos toman clases en la calle conectados al Wifi gratuito