in ,

El “airecito” sí tiene audiencia

“La rosa de Guadalupe” comenzó sus transmisiones en 2008

La critican, pero siguen a “La rosa de Guadalupe”

MÉXICO (Notimex).— “La rosa de Guadalupe” entra en su año 13 con un récord de 1,410 emisiones desde su inicio en 2008 y una audiencia de casi cuatro millones y medio de espectadores.

Al año se producen 170 capítulos, que se exportan a 23 países.

El programa de televisión abierta, con Miguel Ángel Herros al frente, se ha transmitido en diferentes horarios, desde el mediodía hasta las 7:30 de la noche.

Herros recuerda que la producción, creada por el escritor Carlos Mercado, debió esperar dos años para que Televisa se interesara en ella. “Entramos al aire el 5 de febrero de 2008 con 80 capítulos por producir; hoy, luego de 13 años, vamos a producir el doble”, señala.

Por él “han desfilado gran cantidad de actores, la mayoría egresados del CEA; pero también el programa ha recibido a actores y actrices que a lo mejor ya pasaron sus mejores momentos en la televisión y que nosotros recuperamos, porque son grandes actores”.

Para el productor, una de las claves del éxito es que “cumple con lo que la audiencia espera y está acostumbrada a recibir”.

“Lo fundamental son las historias. Ahora sabemos que la realidad supera a la fantasía”, subraya.

Aclara que no es “un programa de corte religioso; no hablamos de promoción ni de qué pasa en la Iglesia, pero la Virgen (de Guadalupe) es una presencia permanente, que no solo es la Reina de México, sino de América”.

El público está compuesto fundamentalmente por mamás y papás que buscan cómo orientar a sus hijos.

Programa  

Según Miguel Ángel Herros, el público de la producción es “gente trabajadora”.

Críticas

“El hecho de que alguien se tome la molestia de criticar uno de nuestros capítulos quiere decir que lo ven. Finalmente, si nos ven, para bien o para mal, qué bueno, nos dan ráting, aunque digan que no les gusta”, apunta.

Síguenos en Google Noticias

Motociclista severamente lesionado por choque en la Mérida Tetiz

“Hipocresía” en migración