in ,

El rapero A$AP Rocky asegura que actuó en defensa propia

Copenhague.- El rapero estadounidense A$AP Rocky, en prisión preventiva desde hace casi un mes por agresión en una pelea callejera, declaró en el juicio contra él en Estocolmo que actuó en defensa propia y que quiso evitar el enfrentamiento.

A$AP Rocky, por quien intercedió el presidente Donald Trump, aseguró que él y sus acompañantes se sintieron amenazados por dos jóvenes que habían discutido con su guardaespaldas, que había empujado a uno varios metros levantándolo en peso, y que les “rogaron” reiteradas veces que se fueran.

Te puede interesar: Abogados de Pablo Lyle piden información sobre alcoholismo de la víctima

“Soy una persona conocida, así que no quería llamar la atención. Se lo pedimos de una forma tranquila, les insistimos que no queríamos pelea, no queríamos problemas”, dijo el rapero, cuyo nombre real es Rakim Mayers, según la televisión pública sueca SVT.

El artista, que afirmó sentirse amenazado, admitió que tiró luego al suelo a la víctima, un joven de 19 años; le pisó un brazo y “lo empujó o le dio un puñetazo” para reducirlo, hasta que vinieron a “ayudar” dos de sus acompañantes, imputados como él por agresión.

El rapero A$AP Rocky
El rapero A$AP Rocky asegura que actuó en defensa propia, hoy durante una audiencia

La víctima sufrió cortes en los antebrazos, fractura de una costilla y moratones en la cara, fruto de los golpes, la mayoría recibidos en el suelo, como muestran las cámaras de videovigilancia.

Según el fiscal, Mayers usó una botella en la agresión, pero este lo negó y señaló que solo había recogido vidrios rotos del suelo para evitar que fueran usados por sus perseguidores y que luego los tiro porque no tenía “sentido” conservarlos.

No quiso escuchar los mensajes

Y no quiso especular sobre los mensajes de texto intercambiados por su guardaespaldas y su agente en los que se habla de que alguien apodado “Harlem” cogió una botella y la estalló contra otra persona.

El uso de una botella en la pelea, las imágenes grabadas con cámaras de videovigilancia y otros dispositivos y la existencia de legítima defensa son elementos centrales del caso, en el que Mayers se arriesga a una pena máxima de dos años de cárcel.

El juicio debía celebrar mañana su última vista, aunque el retraso que llevó a aplazar hoy la declaración de los testigos hizo que el tribunal insinuara que podría continuar la próxima semana, una posibilidad que la defensa del rapero rechaza.

“He escuchado especular con que puedo recibir una compensación. No quiero nada del tribunal, puedo recuperar el dinero. Quiero justicia y que mi nombre sea limpiado”, dijo Mayers, que tuvo que suspender varios conciertos de su gira europea.

Como se generó el conflicto

La pelea se produjo el 30 de junio en el centro de Estocolmo, dos días antes de su actuación en un festival en la capital sueca.

La detención de Mayers, arrestado al término del concierto y que pasó a prisión preventiva dos días después, desató una ola de solidaridad en las redes sociales a su favor, con mensajes de apoyo de estrellas como Kim Kardashian y Justin Bieber, a lo que siguió la intervención de Trump ante el primer ministro sueco, Stefan Lövfen.

Más sobre el juicio

El ejecutivo sueco recordó que en el país rige el precepto de la independencia judicial y que, por tanto, ni se puede ni se va a intervenir en un proceso.

Trump subió a continuación el tono, acusó a Löfven de inoperancia a través de su cuenta en twitter y añadió que Suecia “ha dejado en la estacada a la comunidad afroamericana”.

En el juicio, al que también ha acudido la madre del rapero, está presente un enviado especial estadounidense en casos de rehenes.

Mexicano confiesa que fumó mariguana y lo separan 10 años de su familia

¿Te arrepientes de tu tatuaje? Consejos para eliminarlo