in

Fernando Luján deja con su muerte un importante legado

Buen viaje

CIUDAD DE MÉXICO (Notimex).— El actor Fernando Luján, quien falleció a los 79 años ayer en su casa de Puerto Escondido, Oaxaca, deja un gran legado en la industria cinematográfica y en la televisión de México, ya que tuvo participación en 27 melodramas y un gran número de películas.

Fernando Ciangherotti Díaz, su nombre real, quien había sido internado recientemente por un cuadro de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), nació el 23 de agosto de 1938 en Bogotá, Colombia, debido a que su padre se encontraba en una gira teatral en ese momento.

Es hijo de dos destacados actores, Mercedes Díaz, de la dinastía de los hermanos Soler, y Alejandro Ciangherotti; recientemente se le vio en la pantalla grande en las películas “Cuando los hijos regresan” y en “¡Hombre al agua!”.

Destacó por su participación en la Época de Oro del cine mexicano; inició su carrera como actor infantil a la edad de ocho años con la película “La cobarde” (1947).

En 1952 debutó en el filme “La segunda mujer”, con el nombre de Fernando Ciangherotti, pero tiempo después lo cambió por Fernando Luján.

Cuatro años más tarde se casó por primera vez con Laura, la madre de su primer hijo, el también actor Fernando Ciangherotti; tuvo nueve hijos más producto de diversos matrimonios, entre ellos con la actriz Martha Mariana Castro, con quien tuvo a Paolo.

Destacó por sus personajes cómicos en películas como “¿Qué haremos con papá?” (1965), por la que un año después recibió una Diosa de Plata por Mejor Coactuación Masculina.

En 1969 comenzó su carrera como director de teatro con la obra “Cuando las chicas no quieren”, de Reich. Al siguiente año montó “Cuatro y Ernesto”, de Alfonso Paso, y en 1976 dirigió “Un tirador franco”, de Velker.

En la televisión incursionó en la comedia, como actor del programa “Domingos Herdez” (1970), en el que realizó un personaje llamado “Don Cucufato”.

En 1993 participó en la realización del guión de la película “Dólar mambo”, realizada por Paul Leduc.

En el ámbito televisivo, Luján trabajó en diversos programas y telenovelas, de las cuales destacan “Cadenas de amargura” (1991), “Para toda la vida” (1996) y “Mirada de mujer”, con la que obtuvo gran reconocimiento.

Un gran profesional

Fernando Luján tuvo grandes éxitos en teatro, recuera Enrique Vidal Herrera, periodista yucateco y amigo del actor. Fue con una obra de Wilberto Cantón, “Pecados mortales”, con Kity de Hoyos como su compañera de escena que conquista a la crítica. Vidal Herrera lo califica como una figura que hereda el gran talento de la dinastía Soler.

¿El ogro caprichoso?

La razón pura