in ,

Glenn Close no quiere ganar el Óscar por lástima

Glenn Close durante una entrevista en su departamento en Manhattan. La actriz es la favorita para ganar un Óscar por su papel en “The Wife”

Vive su mejor momento

NUEVA YORK (AP).— Glenn Close está entre las artistas más consumadas que nunca ha ganado un Óscar, podría finalmente recibirlo por “The Wife”, en la que, irónicamente, interpreta a una esposa (de un aclamado escritor interpretado por Jonathan Pryce) que ha sido por años pasada por alto.

Glenn relata que cuando sacó a Pip (su perro) a pasear, una mujer la detuvo para contarle que ella dejó de lado su profesión por un hombre. Este es el tipo de historias que la actriz escucha desde que “The Wife” se estrenó y desde que pronunció un emotivo discurso de aceptación en el Globo de Oro.

“Otra mujer que cruzaba la calle me dijo, ‘¡te adoro, Glenn!’”. “La gente en la farmacia de abajo (de su departamento) me vitorea”.

Al parecer saben que Glenn, de 71 años, es la favorita al Óscar a Mejor Actriz luego que los rumores iniciales favorecieran a Lady Gaga por “A Star is Born”. Puede que “’The Wife” sea una película independiente modesta (facturó 9 millones en taquilla, y aún se exhibe a seis meses de su estreno), pero este se siente como un momento hecho a la medida para Glenn, la actriz viva más postulada sin ganar un Óscar. ¿Qué significaría ganar? Hace una pausa.

“Mucho, pero no quisiera que fuera un Óscar por lástima porque soy actriz desde hace 45 años”, dice Glenn, cuyos honores previos incluyen tres Tony, tres Emmy y tres Globos de Oro.

“La gente mira hacia atrás, ve mi cuerpo de trabajo básico y las seis veces que perdí y cuáles fueron esos papeles. No puedo fingir que es solo por ‘The Wife’”.

Esto no quiere decir que Glenn se deprima si no gana. “Si pierdo, miraré a la cámara y diré: ‘Estoy bien’”.

Hacer “The Wife” ha sido su propio ejercicio catártico de empoderamiento.

“Me tomó mucho tiempo retomar el control de mi vida. Cuando hice ‘The Wife’ sentí que tenía nuevas alas. O quizás que mis alas finalmente se desarrollaron”.

Es un pronunciamiento sorprendente para una actriz que es considerada por décadas una de las intérpretes más versátiles e ingeniosas del cine, la televisión y el teatro.

Glenn, quien afloró de manera tardía, tenía 35 años cuando hizo su primera película. Desde entonces representa inteligencia y profundidad en lo que hace, desde sus primeros éxitos en “The World According to Garp (El mundo según Garp)” y “The Big Chill (Reencuentro)” hasta “Sunset Boulevard” (dos veces en el teatro, con décadas de separación; y espera hacer una película del musical este año); desde su implacable abogada en “Damages (“Daños y perjuicios)” hasta su célebre Alex Forrest en “Fatal Attraction (Atracción fatal)”. “Nadie pensó que podía ser sexy”, dice Glenn Close de la época previa a “Fatal Attraction” de 1987, una película que le gustaría que se haga de nuevo pero desde la perspectiva de la mujer, no desde compasivo punto de vista del esposo infiel al que dio vida Michael Douglas.

“Para hacer de esa película un éxito, traicioné lo que pensaba que era la esencia de ese personaje”, dice Glenn.

Reconoce la Procuraduría Agraria omisiones en su labor de defensa

Cartón de Tony: Otro misterio playero