in ,

Irina, pareja de Gabriel Soto, habla del vídeo: "No fue en mi año"

Irina Baeva, pareja de Gabriel Soto, habló del escandaloso vídeo del actor.- Foto de publimetro.com.mx

Gabriel Soto es uno de los más recientes famosos que sufrió la filtración de un vídeo íntimo, tema de escándalo y conversación en las redes sociales.

Como dimos a conocer, el actor ya se pronunció y dijo que se sentía "vulnerable por haber violado su intimidad".

Lee: Gabriel Soto, reacciona: "Vaya violación a mi intimidad"

Afectados colaterales

Además, pidió a los medios prudencia al tocar este tema, pues sus hijas y su pareja, Irina Baeva, podrían verse involucradas.

¿Qué declaró Irina Baeva al delicado tema?

No fue de mi año

"No fue en mi año, entonces no me compete a mi hablar del tema, ya le preguntarán a la parte correspondiente. Gabriel, como mi pareja, tiene todo mi apoyo y mi confianza en estos momentos", respondió la actriz y modelo.

Irina respaldó lo dicho por Gabriel Soto, quien aseguró que ese vídeo era un material viejo.

"Tema delicado"

Además la actriz de origen ruso coincidió con su pareja en que este es un "tema delicado" que podría afectar a dos menores, refiriéndose así a las hijas de Soto, Elisa Marie y Alexa Miranda.

Pide respeto

"Lo único que me gustaría pedirles es que todos tengamos respeto frente a un tema tan delicado porque hay dos niñas de por medio. Eso es lo único porque, les digo, no me voy a meter en un tema que no me compete", apuntó Irina Baeva.

La versión de Gabriel

Gabriel Soto, como informamos en nota independiente, ofreció su declaración sobre lo ocurrido en redes sociales a través de sus historias en Instagram.

Te interesa: Gabriel Soto sabe quién filtró el vídeo íntimo, sería una "venganza"

El actor confirmó que sí es el que aparece en el vídeo, que fue hace muchos años y pidió prudencia a los medios de comunicación al hablar del tema.

Con información de redes sociales y gluc.mx

Turistas en Cancún, uno de los sitios preferidos por los visitantes internacionales (Foto de EFE)

México es el tercer país más visitado del mundo en el año del Covid