in

Joaquín Sabina hilvana varios males de salud

Joaquín Sabina en octubre de 2017 con el disco de oro que recibió su álbum “Lo niego todo” en Argentina

Lo sigue la desgracia

MADRID (EFE).— El accidente que sufrió anteayer Joaquín Sabina, que de un susto pasó a un problema más grave pero controlado, se suma a una serie de episodios médicos que a los 71 años del cantante, cumplidos precisamente el miércoles, hacen su estado de salud más precario de lo esperado.

La caída en el Wizink Center, cuando ofrecía un concierto con Joan Manuel Serrat, fue un susto que en principio quedó en eso, pues las primeras noticias hablaban de tres fisuras en el hombro izquierdo.

Pero tras pasar la noche tranquilamente, ayer por la mañana le apareció un coágulo en el cerebro del que tuvo que ser operado, con resultado satisfactorio.

Es el más reciente capítulo de una larga serie de incidentes que le han obligado a permanecer apartado del escenario en diferentes momentos de los últimos años, empezando por un derrame cerebral que lo llevó al hospital en 2001.

El 23 de agosto de aquel año sufrió un accidente isquémico leve por el que fue ingresado en el hospital Ruber, el mismo donde ayer fue intervenido. En aquel momento estuvo ingresado tres días y una semana después envió un correo electrónico agradeciendo la atención que le dieron: “Estoy vivo y coleando, bien de las tres piernas y las dos manos”.

Lo que sí le obligó ese susto fue reformular sus hábitos tras una vida de excesos, a fin de “maltratarse mucho menos”. Así lo indicó un año después en una entrevista por el lanzamiento del disco “Dímelo en la calle” (2002), cuando confesó su preocupación por “envejecer, por la salud” y por que no le quieran “las mujeres”.

El cantante se recuperó, pero en septiembre de 2010 volvieron los problemas y tuvo que suspender su cita en el Palau de Barcelona debido a una caída doméstica.

En mayo de 2011 suspendió tres conciertos en Estados Unidos —Nueva York, Miami y Los Ángeles— por problemas intestinales, que el propio músico atribuyó a una “diverticulitis aguda”.

Otro episodio médico no del todo aclarado se remite a julio de 2013, cuando anuló su participación en un acto vinícola en Zaragoza a causa de un “mareo”, quizás por “el calor”, relató su entorno.

En diciembre de 2014 se produjo otro incidente en el Wizink Center de Madrid: Sabina abortó el espectáculo a las dos horas, a pocas canciones del final.

Joaquín Sabina

En junio de 2015 canceló dos conciertos en Canarias por una tendinitis en el pie izquierdo.

Hernia ventral

En marzo de 2017 tuvo que reprogramar las fechas de sus conciertos en Iberoamérica como resultado de una operación por una hernia ventral.

Mareo y golpe

En febrero de 2018 suspendió dos conciertos en México “por un golpe en el ojo, con fuerte hematoma e hinchazón“, resultado de un “pequeño mareo”.

Síguenos en Google Noticias

Mundo al día

Cartón de Tony: Si de cambios hablamos