in ,

Lanzará un disco para celebrar un año sin adicciones

Carlos Ascencio

“Hoy soñé que la vida se acaba, que los pájaros dejaron de cantar (…) dejaron de germinar las plantas, todo perdió sentido (…) hoy soñé que ya no estoy aquí, que la vida siguió sin mi…” Las emociones fluyen por medio de la voz y la música en una “Catarsis” que invita a reflexionar sobre el ser, la vida y la forma de superar los problemas.

La música es la herramienta que Carlos Ascencio emplea como método catártico para expresar lo que lleva dentro y alejarse de las adicciones, como el alcohol y el consumo de sustancias, que un tiempo se apoderaron de su vida.

Hoy el panorama es diferente: pronto cumplirá un año de superar la adicción y quiere celebrarlo lanzando un disco con temas que son una mezcla de géneros como el trap, ritmos urbanos, salsa y hasta una balada.

No obstante, el naciente artista señala que “a corazón abierto es mi sonido, solo transmito mi emoción”. Con ello indica que su afán no es trabajar sobre cierto estilo musical sino expresar lo que nace del corazón y dejar fluir todas las emociones y experiencias que ha vivido en los últimos años.

Es por ello que las canciones hablan de lo que siente, lo que vivió, su proceso de recuperación, las dificultades que enfrenta día a día y cómo superarlas.

A Carlos Ascencio siempre le ha gustado la música y ha trabajado con artistas del medio del espectáculo tanto locales, como nacionales e internacionales en el área de promoción y difusión, y más recientemente también en la producción.

Pero nunca se había animado a hacer algo propio, hasta que sintió la necesidad de expresar sus emociones y la música fue el canal natural que encontró para hacerlo.

Originario de Río Lagartos, cuenta que creció escuchando cumbia, salsa, merengue y ritmos latinos en general, pero al migrar a Cancún tuvo más contacto con el reguetón y el hip hop, por lo que de alguna manera esas influencias se hacen ahora presentes en los temas que ha grabado.

Planea que el disco tenga 12 canciones. Ya realizó siete, aunque por el momento solo tres ha seleccionado para que sean parte del proyecto.

Lleva cuatro meses trabajando en esta producción.

Él adquirió sus bases instrumentales con varios amigos músicos con los que ha trabajado, y es sobre esas pistas en las que graba.

No escribe las letras en un papel sino que pone la música y simplemente va diciendo lo que siente y así va generando la canción.

Destaca que está muy agradecido con Dios y la vida porque pronto cumplirá un año libre de adicciones, bajo el programa de AA y la asociación Arca de Noé, donde se ha involucrado en diferentes acciones para ayudar a otros jóvenes que como él cayeron en las adicciones.

Resalta la importancia de ayudar a los demás, pues siente que sólo así se puede ver lo que está mal, viendo en otro las realidades de lo que las adicciones causan.— Iris Ceballos Alvarado

Gallos, por el invicto puma