in , ,

Lucero afirma que disfrutó su infancia

“No me trajeron como caballito de circo”

CIUDAD DE MÉXICO (Notimex).- Lucero, quien inició su carrera a los 10 años en televisión, vivió una infancia feliz porque nunca la hicieron sentir como un producto de la mercadotecnia.

“Si alguien más hubiera manejado mi carrera seguramente me habría sentido como un producto de venta, pero no fue el caso porque mi familia y mi mamá (Lucero León) siempre estuvieron cerca de mí”, platicó la también actriz a propósito de la celebración por el Día del Niño.

“Si un día enfermé de gastritis, tuve hambre, frío o quise jugar a las Barbies no hubo quien me dijera: ‘te aguantas porque tienes que trabajar o no puedes jugar porque debes aplicarte’. No me trajeron como caballito de circo, no tenía que hacer algo si estaba ronca o me dolía la cabeza, siempre hubo consideración”.

Aseguró que su madre siempre procuró que hubiera un equilibrio para nunca anteponer la parte artística a la personal.

“Probablemente me perdí la oportunidad de hacer algunas cosas pero no me quedé preocupada y ahora menos. He tratado de ser congruente para poder vivir la mejor parte de la dos vidas que tengo: la del escenario y la de casa”.

Sin arrepentimientos

En su niñez hubo eventos en los que se festejaban cumpleaños o la Primera Comunión de sus vecinos, primos y amistades cercanas, a los que no asistió porque quizá estaba cantando en Venezuela, grabando “Chiquilladas” o presentándose en el programa “Siempre en Domingo”.

Pero tampoco le afligía faltar porque a cambio debía hacer una de sus mayores diversiones: cantar.

“Cuando me invitaban a su fiesta sabía que no podía ir, pero no me importaba mucho porque estaba haciendo algo que realmente me gustaba. Nunca fui una niña o adolescente forzada a salir al escenario en lugar de meterme a la alberca.

“Al ver a mis amigos, pensaba: ‘qué padre su vida’, pero yo voy a cantar porque me fascina más, me producía una mayor felicidad’”.

Como una niña “normal”

Sin embargo, admitió que sí vivía la parte de coleccionar aquello que estaba de moda o decoraba su recámara con muñecos de peluche.

“Me encantaban las miniaturas, adoraba los peluches y, por supuesto, tenía las muñecas ‘Lagrimita’ y ‘Comidita’ que me sorprendían mucho. Además en mi cuarto había otros juguetes y juegos con los que me entretenía mucho y durante horas”.

Si bien Lucero desarrollaba su talento en programas como “Alegrías de mediodía”, “América esta es tu canción”, en la telenovela “Chispita” y en las películas “Coqueta” y “Fiebre de amor” al lado de Pedro Fernández y Luis Miguel, también debía darse tiempo para estudiar.

“No fue fácil, pero al menos terminé la preparatoria y no me quedé con el gusanito de hacer una carrera de otro tipo porque a los 18 años la música ya era mi parte profesional. Aprender nunca está de más, pero nunca me vi como dentista o administradora de empresas”.

Su arrepentimiento

Hoy que sus hijos José Manuel y Lucero ya deben pensar en la carrera que van a estudiar, la “Novia de América” reflexiona que en su lugar ella hubiera estado atorada en un gran dilema queriendo ser actriz y cantante.

Sería fantástico haber cursado una licenciatura, pero quizá hoy estaría frustrada y amargada. Además, nunca me hubiera decidido por alguna disciplina. Fui una niña feliz que hoy me conduce a ser una mujer feliz, plena y realizada, creo que elegí bien”.

La idea de vender cerveza tibia, un plagio de Morena

Consuelo Duval estrena “Julia vs Julia”