in

Sigue los pasos de sus abuelos

Majo Aguilar durante una entrevista en Ciudad de México

Majo Aguilar ve cristalizado su primer material

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— A Majo Aguilar le valen los obstáculos que haya que enfrentar para seguir su sueño en el género regional mexicano.

La cantante, nieta de Antonio Aguilar y Flor Silvestre, ha buscado colocarse en la industria desde que tenía 11 años cuando acompañó a su abuelo en su “Gira del adiós” y hoy, más de una década después lanza su primer álbum.

Como parte de una dinastía de cantantes ha aprendido a sentir orgullo más que responsabilidad y a forjar su propio camino.

“He aprendido que las cosas se hacen con mucho trabajo y paciencia y me he quitado muchas cosas de la cabeza, por ejemplo, aunque me gustaba mucho el género y lo cantaba en mis shows, de repente decía: ¡ay, pero no vayan a decir que lo estoy haciendo porque mi familia lo hace! Aunque me falta mucho he aprendido que hay cosas que ‘ni al caso’ y he aprendido que todo se hace con mucho amor”, dijo Majo en entrevista.

Durante la pandemia, indicó, aprendió a componer por Zoom, a través de un taller con Bruno Danzza, de ahí surgieron temas que ha estrenado durante varios meses, con los que busca hablarle a las nuevas generaciones.

“Me vale” se llama el sencillo en el que habla de una mujer que deja atrás una relación amorosa muy tóxica. Con esta letra, Majo quiso dejar evidencia de su temperamento como una joven “muy directa”.

Migrantes esperan por asilo

Cartón de Tony: Lección sobre la democracia