in ,

Grabar “Chiquitita” en español, un gran reto en la carrera de Cher

Cher promociona el tema "Chiquitita" en su cuenta de la red social Twitter

Un idioma maravilloso

MIAMI (EFE).— La legendaria cantante Cher confesó en una entrevista que la decisión de estrenarse en español con “Chiquitita” fue uno de los mayores retos de su carrera, que le llevó a descubrir que “es un idioma maravilloso”, en especial para una artista que quiere ayudar ante el coronavirus.

“El español, lleno de vocales, es una maravilla para cantar, al contrario del inglés con palabras con muchas consonantes pegadas. Es más duro”, dijo Cher al hablar de su primera experiencia musical en castellano y con un clásico a bordo.

Eso no significa, dijo, que fue fácil: “Usualmente saco una canción en dos horas, pero ‘Chiquitita’ fueron días. Soy muy perfeccionista. Hice como 20 versiones hasta que sentí que no podía quedar mejor”, contó la artista desde su casa en Malibú, donde lleva semanas confinada.

La idea de grabar en español por primera vez le nació en 2018 mientras hacía su disco “Dancing Queen” en tributo a ABBA después de participar en la segunda entrega de la película “Mamma Mía”, para luego seguir rondándole la cabeza hasta que este año decidió concretar.

“Llegué a Inglaterra, donde grabo, pero no estaba preparada. Soy disléxica y leer en otro idioma no es lo mío. Terminé trabajando con una ‘coach’ maravillosa que me ayudó muchísimo”, indicó Cher en referencia a la española María Moss, quien coincidió con ella en el estudio de su productor.

“Aprendí la canción leyéndole los labios en la cabina de grabación”, reconoció la estrella, quien también escuchó música de artistas latinoamericanos para llevar su pronunciación de la “g”, la “j” y la “c” a como las quería.

Y es que la “Chiquita” de Cher es mucho más latina que la de ABBA, pues sus arreglos se conectan con el folclor de la región, el seseo está presente en cada línea y las guitarras y los acordes hablan más de México que de Suecia.

Para la artista, esta oportunidad también ha marcado un punto y aparte en su labor filantrópica, pues la satisfacción por completar “Chiquita” no se compara con la que sintió cuando decidió que la dedicaría a recaudar fondos para Unicef, el fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

Sobre ello, la artista comentó que todo lo que gane el tema en las plataformas musicales, las compras y las visualizaciones del vídeo, que combina imágenes de Cher en su casa con escenas de niños de todas partes del mundo, irá a parar a la organización mundial.

“A veces decides hacer algo y termina convirtiéndose en una cosa importante que funciona con lo que viene en el futuro. Parecía predestinada”, expresó.

Como ya lo ha hecho, Cher no oculta su indignación con el presidente estadounidense, Donald Trump, y la forma en la que la Casa Blanca maneja la pandemia, con Nueva York como epicentro mundial, la tiene fuera de sí.

“A veces miro por la ventana, tengo el océano al frente, y pienso en tanta gente que sufre y que está abandonada. No puedo quedarme sin hacer nada”, indicó, aunque sus 73 años y los 93 de su madre y vecina, la también cantante Georgia Holt, las ponen a las dos en el grupo de la población más vulnerable.

“Estados Unidos es mucho más que Donald Trump. Nosotros somos un pueblo conocido por su solidaridad, por cuidar al otro. Todo lo que ha pasado va en contra de quienes somos la mayoría”, aseguró.

Como respuesta y para no quedarse quieta pues su “sistema estaba preparado para estar de gira en este momento”, Cher creó la organización CherCares Pandemic Resource and Response Initiative (CCPRRI) con el doctor Irwin Redlener, jefe de el Centro de Recursos y Respuesta a la Pandemia de la Universidad de Columbia.

La artista, una de las pocas “EGOT”, es decir que ha ganado varios Emmy (TV), Grammy (Música), Óscar (Cine) y Tony (Teatro), puso un millón de dólares para arrancar y pasa los días buscando donaciones entre la red amigos y conocidos millonarios.

“En estos momentos estamos identificando las zonas rurales que han recibido menos o ningún recurso para combatir el coronavirus”, indicó, al asegurar que la idea es ayudarlos ante el parón económico y de actividades.

Precisamente, Cher estaba en medio de su gira “Here We Go Again” cuando explotó la crisis de Covid-19 en Italia.

“En el último show pensamos en hacer distanciamiento social, pero durante el espectáculo estamos tan cerca que escucho la respiración de las bailarinas que están conmigo en el escenario. Me di cuenta de que era ridículo”, manifestó.

Por eso, decidió no renunciar a su ritual de hacer un “círculo de oración” con su equipo para pedir agarrados de las manos.

 

La gira En espera

Cher considera que espectáculos como el suyo van a tardar mucho tiempo en regresar a los escenarios.

Seguirá en contacto

Aunque la cantante lamenta no tener ese contacto físico con sus fanáticos y la adrenalina de los conciertos, seguirá conectada con su entorno íntimo: está organizando la fiesta de cumpleaños de su madre para el 9 de junio y haciendo un vídeo de mensajes para un amigo.

 

Nuevo revés legal al decreto de energía

Crean vida a partir de ejemplares muertos