in ,

"Nada más pidió un taxi": Rafael Amaya no tuvo un ataque psicótico

La mánager del actor negó que lo publicado por una revista sobre que Amaya sufrió un ataque psicótico fuera real.

TIJUANA.— Rafael Amaya había tenido un ataque psicótico en el que había deambulado por la calles de Tijuana al presentar delirio de persecución; fue lo que una publicación nacional dio a conocer.

Sin embargo, la mánager del actor mexicano negó tal afirmación, señalando que Amaya solo estaba esperando un taxi.

Niegan que haya recaído en las drogas

En entrevista con el programa "Suelta la Sopa", Karen Guedimin, mánager de Amaya, negó que el actor haya recaído en adicciones y dijo que él sólo intentaba abordar un servicio de transporte privado contactado a través de una aplicación móvil.

"En la publicación dicen que estaba desquiciado, pero él nada más pidió un taxi en una gasolinería de ahí", relató Karen.

La mánager también dijo que es mentira que estaba corriendo por calles de Tijuana, pues él estaba a las afueras de su departamento esperando el transporte.

"No tiene a nadie que viva en Tijuana, estaba en un departamento que tiene ahí y su familia vive en Tecate (en Baja California). No salió de la casa de su familia ni nada, él salió a pedir un taxi e iba a ir a una dirección. Bien lo dicen, estaba en una zona residencial y está por ahí su departamento. Es lo que pasó", aseguró Karen.

Agregó que el actor se encuentra bien de salud, pero señaló que su lucha contra las adicciones es un trabajo diario.

"Esto es una lucha del día a día. Es un tema muy complicado que no podemos estar ventilando [...] Él está muy bien de salud [...] puntualizó la mujer.

¿Qué "informó" la revista?

La publicación impresa indicó que Rafael Amaya fue visto "corriendo enloquecido y muy asustado por las calles de Boulevard Agua Caliente y Avenida Tapachula".

También mencionaron que el histrión de "El señor de los cielos", tras estar corriendo por calles de Tijuana, el actor había sido ayudado por un conductor, lo cual desató que Amaya entrara en pánico al pensar que corría peligro.

"Seguía con una ansiedad tremenda y empezó a llamar al 911 para pedir que lo ayudaran porque lo querían secuestrar y él quería hacer su declaración en el Ministerio Público", se lee en la revista.

También podría interesarte: Difícil ''que un adicto esté bien'': la indirecta de Chávez a Rafael Amaya

Bomberos batallan para sofocar incendio en basurero de Tixkokob

Laboratorios donde argentinos se hicieron test de Covid fueron clausurados