in ,

Nunca buscó el éxito

Gabriel Retes deja una profunda huella en el cine nacional

Una lamentable noticia en medio de la pandemia del Covid-19 que afecta al mundo. Gabriel Retes, el cineasta, el actor, murió a los 73 años, víctima de cáncer en la garganta. El deceso ocurrió en Tepoztlán, Morelos, rodeado de su familia, de acuerdo con personas cercanas a ella.

Su filmografía superó los 50 títulos como actor y más de 30 como director. Pero quizá su película más famosa es “El bulto” de 1992, una cinta sobre un periodista que despierta después de estar 20 años en coma para encontrarse un mundo y una familia totalmente cambiadas, la cual fue protagonizada por el mismo Retes y su familia: su hijo Juan Claudio, su hija Gabriela, su madre Lucila Balzaretti y su esposa Lourdes Elizarraras.

Retes amó profundamente a Yucatán, así lo expresó en su última visita a Mérida, en agosto de 2017 cuando concedió una entrevista al Diario.

“No tendría yo ningún problema si fuera la República de Yucatán”, fueron parte de sus declaraciones. En la entrevista, dejó bien claro que transitar en el cine no tuvo como fin buscar el éxito, pero sí el reconocimiento, y lo definió así: “Hacer cine es un acto de creación, es buscar el arte, exaltar los sentidos de nuestros espectadores. Yo me debo al espectador. Los peliculeros hacen películas, que no cine, para ganar dinero, para ser famosos, por el oropel. Los cineastas hacemos cine porque es una necesidad de expresión”.

La muerte del cineasta despertó expresiones de admiración, cariño y respeto, aunque también de pesar. Gael García Bernal, Luis Felipe Tovar, Guillermo Arriaga, Roberto Sosa, y hasta roqueros como Alex Lora, expresaron en diversas redes sociales, su sentir por la muerte del director, quien nació un 25 de marzo de 1947 en Ciudad de México.

“Nunca tuve la intención de despedirme de él porque lo tengo en mi corazón, en mi pensamiento lo llevo conmigo, sé que en algún momento nos vamos a encontrar. Lo único que me da alegría es saber que ya está descansando en paz”, escribió Luis Felipe Tovar.

Guillermo Arriaga resaltó su aporte al séptimo arte: “Me acabo de enterar que murió Gabriel Retes. Me pesa. Varias películas suyas fueron muy influyentes en mi generación y era un excelente persona. Un abrazo a los suyos y a toda la comunidad cinematográfica”, dijo.

Con cerca de 20 películas dirigidas, el cineasta hacía cintas de bajo presupuesto, entre tres o cuatro millones de pesos, cinco veces menos que el costo promedio de un rodaje nacional en su momento.

“Identidad tomada” y “La revolución de los artistas” son sus más recientes filmes que aún no encuentran distribuidor.

Entre las últimas apariciones públicas de Gabriel Retes se cuenta la de abril de 2019 en la Cámara de Diputados, previo al parlamento abierto para generar una nueva Ley de Cinematografía.

“El cine sobrevive, y a lo largo de los años la historia va a poner a cada quien en su lugar”, mencionó Retes en una entrevista al Diccionario de Directores del Cine Mexicano.

Vanessa Baucha fue una actriz que trabajó en tres proyectos con el cineasta, conservó una amistad con él y compartió parte de esa relación y cariño.

“Siempre procuró tener cerca a la familia. Fue una figura polémica, pero entrañable”.

Gabriel Retes nació destinado a ser conocido en el mundo artístico, su padre y madre fueron actores de teatro, por lo que creció detrás de los telones, durmiendo en camerinos y asistiendo a los ensayos.

Pronto el pequeño Gabriel descubrió su talento en la actuación, debutó a los 12 años de edad y creció con actores como Salvador Sánchez y Pepe Gálvez.— AP, El Universal y Xinhua

 

“Hacer cine es un acto de creación, es buscar el arte, exaltar los sentidos de nuestros espectadores. Yo me debo al espectador. Los cineastas hacemos cine porque es una necesidad de expresión”.

Síguenos en Google Noticias

¿Mario Villanueva saldría libre?