in

Refuerzan su amistad con Berlín

El festival recibe con admiración a dos fieles actrices

BERLÍN (EFE).— La Berlinale se reencontró con la actriz francesa Catherine Deneuve y con su colega escocesa Tilda Swinton, la primera en el papel de una tolerante abuela y la segunda como madre generosa, ambas fieles visitantes del festival alemán.

“El paso del tiempo me hizo tolerante. En mi película interpreto a una mujer inteligente, que trata de entender qué le pasó a su nieto”, explicó Catherine Deneuve respecto a Muriel, su personaje en “L’adieu a la nuit”, de André Techiné, proyectada en la sección oficial aunque fuera de concurso.

Tolerante con casi todo, pero “no ante la intolerancia”, se definió Catherine Deneuve, quien recomendó un “cambio de gobierno” a Polonia.

La Berlinale tuvo así a Catherine Deneuve sobre su alfombra roja, la última con Dieter Kosslick como director del festival.

“Todo mi respeto y reconocimiento a Kosslick. Con él la Berlinale se ha convertido en una fiesta todos los inviernos”, apuntó por su parte Tilda Swinton, presente este año en el festival con la película “The Souvenir”, dirigida Joanna Hogg.

“He visitado este festival muchas veces desde 1986, en todas sus secciones y desde múltiples facetas”, dijo Tilda, quien da muestras de versatilidad como cineasta.

 

Mundo al día

Jóvenes reciben a Cristo