in

Una serie muy oscura y turbia

Foto cedida por Amazon en la que aparecen Lily Rabe como Emma Hall y Enrique Murciano como Pete Guillory en “Tell Me Your Secrets”

“Tell Me Your Secrets” ya está en Amazon Prime

LOS ÁNGELES (EFE).— Una Luisiana sucia, agobiante, sudorosa e implacable plantea el escenario de “Tell Me Your Secrets”, la nueva serie de Amazon Prime que protagoniza Enrique Murciano y en donde cruzan sus pasos las deudas del pasado, el machismo, la venganza y la redención.

“Me dio miedo de verdad”, dice en broma el actor cubano-estadounidense sobre esta serie de misterio que llegó el viernes pasado a la plataforma digital.

Conocido por series como “Without a Trace” (2002-2009) y “Bloodline” (2015-2017), Murciano interpreta en “Tell Me Your Secrets” a un psicólogo manipulador y con muchos secretos.

Pero el del latino no es el único personaje turbio, ya que también aparecen aquí una testigo protegida (Lily Rabe) en plena crisis mental que tuvo una relación con un escalofriante criminal, un violador arrepentido que busca el perdón como sea (Hamish Linklater), y la madre de una víctima sexual que intenta tomarse la justicia por su mano (Amy Brenneman).

¿Qué distingue a “Tell Me Your Secrets” de otras series de su estilo?

Esta serie tiene algo muy especial y es la guionista Harriet Warner (es la “showrunner”, o máxima responsable, de “Tell Me Your Secrets”). Es una mujer dulce, supernoble, bella y tiene un talento increíble, pero tiene un lado bien oscuro.

Cuando yo veo una serie en la televisión hoy en día muchas veces es como que la he visto ya 10 veces. Todas las series se parecen: los actores son distintos, pero el problema, el dilema y el drama es casi siempre lo mismo.

Pero esta serie (...) es “dark” (oscura). Esta mujer tiene un talento para, no sé... Creó un mundo tan peligroso y uno que te da miedo de verdad.

Cuando yo estaba rodando la serie, por la noche, como a las 4 de la mañana, pensaba en la cama: “Esto puede pasar de verdad...”. Creo que esta serie, como actor, me afectó de esa manera de que me dio miedo de verdad.

La visión de esta serie es bastante trágica: todos los personajes están afectados por un trauma del pasado y todos parecen condenados por ese pasado.

Cuando uno empieza a conocer a alguno de estos personajes se da cuenta de que esta persona no es buena: es mala, es bien mala. Y te engañamos. Hay muchos engaños en esta serie. No quiero hacer “spoiler”, pero todo el que uno piensa que es bueno, y empiezas a confiar en este personaje, empiezas a quererle, a enamorarte de él, y quieres que triunfe. El corazón se te va romper porque todo lo que piensas es lo opuesto (sonríe).

Su personaje de Pete, como psicólogo, parece tener mucho poder sobre Emma (Lily Rabe).

A Pete le gusta controlar a todo el mundo.

Y para él, Emma es un tesoro, pero un tesoro que él esconde y protege. Tiene obsesión con ella. Honestamente, no sé si es amor, cariño u obsesión (...). Es como un adicto a Emma.

No la quiere dejar sola, no quiere estar sin ella. Y, a la misma vez, es el doctor de ella, es psicólogo, es profesional, y quiere lo mejor para ella.

Él mismo está confundido. Tiene una confusión mental increíble. Y como actor, ésos son los personajes que a mí me gustan. Ni bueno-bueno, ni malo-malo: me gustan los papeles en los que yo soy el que tengo la mayor confusión del mundo (risas).

¿Qué rol juega Luisiana para aportar más agobio a la atmósfera de la serie?

Luisiana es un personaje tan grande de esta serie como el mío o el de Lily.

Luisiana, Nueva Orleáns, los cocodrilos, el sudor, el sol... No hay otro lugar así. La humedad es como una cortina de sudor el día entero (...). Siempre sale en la pantalla el sudor, el calor, la frustración. Vivir en Nueva Orleáns es lo más rico del mundo, pero también viene con una frustración.

Pete tiene una obsesión con Emma, y John (Hamish Linklater) es un violador en busca de redención. ¿Cómo trata esta serie la masculinidad tóxica y el machismo?

(Piensa un instante) Harriet Warner puede escribir papeles de hombres machos, con músculo. No sé cómo tiene esa capacidad, pero entiende al ser humano y entiende al hombre.

Cuando yo leí el guion y leí lo de Pete, es un baile que ella baila con lo del macho, el hombre, el controlador, el “alpha male”... Pete es como un niño de 12 años que nunca evolucionó, que nunca creció emocionalmente (...). Mi personaje tiene barba, pelo largo y parece un macho, pero está roto.

Trump cerrará un foro

Cartón de Tony: Montañas de fe