in

Toronto, de estrenos

Noah Jupe y Christian Bale durante la conferencia de prensa de la película “Ford v Ferrari”

El festival de cine, plagado de filmes de tipo biográfico

TORONTO (AP y EFE).— Los actores Joaquin Phoenix y Meryl Streep, el director Taika Waititi y el fotógrafo Roger Deakins fueron homenajeados en una cena de gala realizada el lunes por la noche en medio de los estrenos en el Festival Internacional de Cine de Toronto.

El festival agregó este año una cena benéfica tachonada de estrellas que coincidió con algunos de sus estrenos más esperados. Streep pasó por la gala justo mientras se proyectaba su sátira de la industria financiera “The Laundromat” (“La lavandería”). El “Joker” (“Guasón”) de Phoenix hacía su debut simultáneamente en Norteamérica apenas a unas calles del lugar.

Phoenix, quien subió al escenario antes de que Willem Dafoe terminara de presentarlo, dijo que éste sólo pretendía “hacer un montón de chistes de mal gusto a costa mía”. Sin embargo, agregó que estaba conmovido por un clip con escenas de sus películas presentado antes de su discurso.

“Cuando yo tenía 15 ó 16 años mi hermano River (Phoenix) llegó a casa del trabajo y tenía una copia en VHS de una película llamada ‘Raging Bull’ (‘Toro salvaje’) y me sentó y me hizo verla”, dijo Phoenix de su hermano actor, fallecido en 1993. “Al día siguiente me despertó y me hizo volverla a ver. Y me dijo, ‘Vas a empezar a actuar otra vez, esto es lo que vas a hacer’”.

“No me preguntó, me lo dijo. Y yo estoy en deuda con él por eso porque actuar me ha dado una vida increíble”, dijo Phoenix.

“Joker”, dirigida y coescrita por Todd Phillips, llegó a Toronto tras haber recibido el sábado el León de Oro a la mejor película en el Festival de Cine de Venecia.

Previamente, Joaquín Phoenix había visitado murales a favor del veganismo en una estación del metro de Toronto.

Más tarde, tras la proyección del filme el lunes por la tarde en el festival, el actor admitió que interpretar al Guasón “no fue una decisión fácil al principio”.

“Pero entonces hubo algo que me atrajo a hacerlo”, contó. “Simplemente evolucionó mientras trabajábamos juntos. Comenzó a convertirse en algo más de lo que me esperaba. Fue una de las experiencias más maravillosas de mi carrera”.

Durante la gala, Streep exhortó a sus colegas a elegir papeles con conciencia social. “Cada artista aquí ha tomado decisiones sobre el material que ha hecho y ha decidido contribuir, ya sea por omisión o intencionalmente”, dijo Streep. “Aun cuando nosotros no creamos el momento en que nos encontramos, no podemos curarlo de manera individual, no podemos controlarlo, pero ciertamente podemos contribuir a su toxicidad”.

Waititi, cuya cinta “Jojo Rabbit” se estrenó el domingo en Toronto, recibió del festival el Premio Ebert de Dirección, que lleva el nombre del difunto crítico de cine Roger Ebert. Deakins, director de cinematografía de “The Goldfinch” (“El jilguero”, también estrenada el domingo, fue reconocido por su trayectoria. La realizadora francesa Mati Diop (“Atlantique”) recibió el Premio Mary Pickford a un talento femenino emergente. Y la compañía productora de Jeff Skoll y David Linde, Participant, fue celebrada con el premio al impacto social.

Sin duda, las películas biográficas son una de las tendencias de la 44 edición del Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF) que este martes estrena “Harriet”, sobre la abolicionista estadounidense Harriet Tubman, y “Honey Boy”, escrita por el actor Shia LaBeouf e inspirada en su vida.

En una muestra de cine con más de 300 películas procedentes de 84 países del mundo es siempre difícil establecer tendencias, pero si hubiese que elegir una en la 44 edición de TIFF, es la de las películas biográficas.

Ayer se estrenó en TIFF “Ford v Ferrari” sobre el mítico ingeniero Carroll Shelby de la compañía automovilística Ford; y el sábado fue el turno de “A Beautiful Day in the Neighborhood”, en el que Tom Hanks da vida al icono televisivo Fred Rogers.

También está “Dolemite Is My Name“, con Eddie Murphy representando al cómico Rudy Ray Moore; “The Two Popes“, en la que Fernando Meirelles transforma a Jonathan Pryce y Anthony Hopkins en los papas Francisco y Benedicto, respectivamente; o “Judy”, de Renee Zellweger convertida en la mítica Judy Garland.

Como guinda, la presente edición de TIFF terminará el domingo con el estreno mundial de “Radioactive”, dirigida por Marjane Satrapi, sobre la vida de la premio Nobel Marie Curie, a la que interpreta Rosamund Pike.

Pero antes de eso hoy TIFF ha programado “Harriet”, un “biopic” sobre la abolicionista estadounidense Harriet Tubman, una mujer que tras escapar de la esclavitud a riesgo su vida para que otros afroamericanos consiguieran la libertad.

Tubman fue la creadora en el siglo XIX del llamado “ferrocarril subterráneo”, una red clandestina de casas seguras establecida para cobijar a los esclavos que escapaban de los estados del sur de Estados Unidos y buscaban la libertad en Canadá o estados libres.

En “Harriet”, de la directora Kasi Lemmons (“Talk to Me”, 2007), la actriz Cynthia Erivo da vida a Ross, una esclava en una plantación del estado de Maryland, que a mediados del siglo XIX decide arriesgar su vida y caminar 160 kilómetros hacia Filadelfia para conseguir la libertad.

En el trayecto, Ross, que consigue ayuda de una variedad de individuos, decide adoptar un nuevo nombre, Harriet Tubman, y dedicarse a ayudar a todos aquellos esclavos que, como ella, quieren escapar de la esclavitud del sur.

La segunda cinta de ayer, “Honey Boy”, es también en cierta forma una película biográfica escrita e interpretada por el actor Shia LaBeouf y dirigida por la directora israelí Alam Har’el (“Bombay Beach”, 2011).

Pese a que el filme no es presentado como una autobiografía de LaBeouf, sí que sigue la difícil vida de un actor infantil y su explotador padre reflejando muchos capítulos de las propias experiencias del autor.

En “Honey Boy”, Otis (un joven actor interpretado por Lucas Hedges) reflexiona sobre su infancia y la vida con su padre, James (LaBeouf), un alcohólico, veterano militar que lo maltrata física y psicológicamente.

Mientras siguen los estrenos, los críticos en TIFF siguen descubriendo películas y apuntando las mejores del festival canadiense que muchos consideran el mejor barómetro para predecir las que triunfarán en los premios Óscar.

Tras el estreno mundial el domingo de “Jojo Rabbit”, la extraña película estadounidense ha entrado en contienda. Dirigida por el neozelandés Taika Waititi (“Thor: Ragnarok”, 2017), “Jojo Rabbit” cuenta con intérpretes como Sam Rockwell, Scarlett Johansson, Rebel Wilson, Thomasin McKenzie y el propio Waititi.

“Jojo Rabbit” es una salvaje sátira que narra la historia de un niño alemán, Jojo Betlzer, durante la Segunda Guerra Mundial que consulta con su mejor amigo imaginario, nada más y nada menos que Adolf Hitler (Waititi), cuando descubre que su madre (Scarlett Johansson) ayuda a escapar a judíos.

También ayer en TIFF se realizaron tres estrenos de películas hispanas.

Uno es el de la coproducción entre Cuba, Costa Rica y Francia “Agosto”, de Armando Capó, y el segundo el estreno norteamericano de la mexicana “Chicuarotes”, dirigida por Gael García Bernal, la segunda película como realizador del actor.

El tercer es el estreno norteamericano de “O que arde”, una coproducción entre España, Francia y Luxemburgo de Oliver Laxe e interpretada por Amador Arias y Benedicta Sánchez.

 

Fue un golpe de realidad