in

Último adiós a Yolanda Canto

Yolanda Canto Pacheco recibe en diciembre de 2011 la Medalla Itzamná a izamaleños distinguidos en la cultura de manos de Manuel Rosado

Una de las Maya Internacional, se fue a los 106 años

A la edad de 106 años, el sábado 19 de septiembre pasado falleció Yolanda Canto Pacheco, última integrante de Las Maya Internacional.

Yolanda Canto formó, a principios de la década de los años 60 del siglo anterior, el grupo femenil con Judith Pérez Romero, Lía Baeza Mézquita y Alicia Escalante Barrera (todas fallecidas), que se distinguió por difundir la trova yucateca, aunque también interpretaron géneros como bolero, blues, popurrí texano, foxtrot, bambuco y joropo venezolano.

Se inició profesionalmente en conciertos que se ofrecían en la radio XEMH, en compañía de Judith Pérez, Pedro Hoil Calderón (director de la Orquesta Típica Yukalpetén), Carlos Marrufo Carrillo y Manuel Barrera Narváez.

En 1944 se integró como violinista a las orquestas Típica Yukalpetén y Sinfónica de Yucatán, ambas bajo la batuta de Daniel Ayala.

Un año más tarde se agregó al Conjunto Lira de Oro.

En 1955 se formó un quinteto de mujeres con la Orquesta Copacabana, con Judith Pérez, en el piano y voz, arreglista y directora del grupo; Rita Lía Baeza, en la voz y el contrabajo; Yolanda Canto Pacheco, en el violín, saxofón, mandolina, banjo; Argelia Santos, en el contrabajo, y Jenny Herrera, también en el contrabajo.

Años después el conjunto cambió de nombre y se convirtió en Las Maya Internacional, que se consolidó como emblema de la música yucateca, gracias a la interpretación de toda clase de géneros.— Megamedia

 

Artista Más detalles

Las cenizas de Yolanda Canto se depositaron en una urna en la iglesia del Sagrado Corazón, de la colonia Miguel Alemán.

Versatilidad

La violinista nació el 1 de febrero de 1914 en Izamal y desde pequeña mostró gusto por la música gracias a las enseñanzas de su padre, Antoliano Canto González. Interpretaba con destreza varios instrumentos: la mandolina, el violín, el saxofón y el banjo.

La sabermetría no te hace ganar campeonatos

Cartón de Tony: Predicando con el antiejemplo