Una noche espeluznante

Crece el interés por las visitas de noche al panteón
sábado, 5 de mayo de 2018 · 03:16
Crece el interés por las visitas de noche al panteón Al igual que los cementerios Pére Lachaise, de París; La Recoleta, de Buenos Aires, y el Saint Louis, de Nueva Orleans, el Cementerio General de Mérida ofrece desde 2013 visitas guiadas tanto para locales como turistas nacionales y extranjeros. Fue en la primera edición de la Noche Blanca cuando el Cementerio, que fue inaugurado el 3 de noviembre de 1821, abrió sus puertas al público en un horario poco común: 7 de la noche. Sin embargo, fue en octubre de 2014 cuando el recorrido se hizo habitual todos los miércoles del año. Declarado en 2003 Patrimonio Cultural Municipal, el Cementerio fue construido en terrenos de lo que fue la hacienda ganadera de San Antonio X-Coholté, ubicado en el Camino Real a San Francisco de Campeche (hoy calle 66). Su inauguración fue el 3 de noviembre de 1821, y a los tres días tuvo lugar el primer entierro, el del teniente Felipe Trejo, según consta en el documento “Las manifestaciones artísticas de la ciudad de los muertos: El Cementerio General de Mérida, Yucatán, México”, de Nicte-Há Gutiérrez Ruiz y Raúl Enrique Rivero Canto. El recorrido, promovido por la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Mérida, es en realidad un paseo por el pasado histórico de Mérida entre lápidas y criptas, principalmente de la avenida de los mausoleos y sindicatos. Es en la confluencia de ambas vías, justo donde está la glorieta con un ángel, donde arranca el recorrido y de allí en seguida se pasa hacia el busto de Felipe Carrillo Puerto, frente al muro donde éste y sus once compañeros fueron fusilados el 3 de enero de 1924, muro donde es posible ver agujeros causados por las balas. Cerca de ese sitio está la tumba de la periodista estadounidense Alma Reed, compañera de Carrillo Puerto, que, según las crónicas, inspiró “Peregrina”. De allí se sigue al Mausoleo de la Asociación de Pensionados y Liquidados de Cordemex, que llama la atención porque las cruces simulan estar hechas de sogas de henequén. Luego está el mausoleo de La Gran Logia “La Oriental Peninsular”, conocido también como mausoleo de la logia masónica, que incluye en sus detalles los símbolos de la escuadra y el compás, la letra “G”, una cadena y el rostro de un cabrío. Otro sitio visitado es el de la comunidad china de Yucatán, una construcción rectangular desplantada a la que se accede por una escalinata central de cuatro escalones. El mausoleo llama la atención por inscripciones en su caligrafía tradicional que hacen referencia a la indignación china por los ataques de Japón en contra de su país el año 34 del periodo Zhong Hua Min Guo (1945). El recorrido también incluye el mausoleo estilo art decó de Gregorio Torre; el de la familia Bolio-Espinosa, decorado tanto en su fachada como en el interior con imágenes del Sagrado Corazón; de Hernilda Carrillo de estilo neocolonial; y el de la familia Medina Ayora de estilo neogótico. Igual forman parte el de don Faustino Escalante, de las familias Padrón-Castillo, Álvarez-Escalante, Palomeque y Tamayo, Espinosa-Fajardo, Cerón-León, Vega-Ibarra y Castillo, Cámara-Zavala, Andrade y Campos y Neve y Zavala. Así como los mausoleos de Medina- Rodríguez, Albino-Manzanilla, Ramón- Loza, Lorenzo-Ancona, Rosalía Mézquita y Ana María Peón Aznar. También el del Sindicato Único de Filarmónicos de Yucatán, la Unión de Conductores y Pequeños Propietarios de Carruajes de Yucatán, y los túmulos funerarios de Guillermo Palomino y Delio Moreno. El recorrido recibe 50 personas por noche, y en vacaciones y Día de Muertos a 600 por paseo. La entrada es libre. El acceso es por la calle 66.— Iván Canul Ek  

Otras Noticias