No es una tragedia

Una escasez de juguetes podría ser un beneficio
lunes, 25 de octubre de 2021 · 01:30
Una escasez de juguetes podría ser un beneficio WASHINGTON (Liz Weston, de NerdWallet, para AP).— Muchos juguetes se van a agotar antes de las fiestas de fin de año como consecuencia de los desajustes en las entregas de mercancía, derivados de la pandemia del Covid-19. Esto puede ser un drama... o una oportunidad de replantear la forma en que celebramos las fiestas. Podemos comprar los regalos antes de tiempo y resistir la tentación de dejar de último minuto la tarea de conseguir cosas que “hay que tener” y realmente no necesitamos. Podemos ir por algo elegante y no de moda; por cosas hechas a mano, no de fábrica. Buscar experiencias en lugar de artículos materiales y transmitirles esta filosofía a los niños. Esto requiere una estrategia, que podría hacer a las fiestas más saludables y menos estresantes. La escasez de juguetes no es nada nuevo. La mayoría de los años surge algún artículo de moda, difícil de conseguir porque fabricantes y vendedores no calcularon bien la demanda. Este año la diferencia podría ser la cantidad de objetos que escasean. En su mayoría los juguetes y aparatos electrónicos son fabricados en Asia y la saturación de los puertos está atrasando las entregas. El costo del transporte, por otro lado, se fue por las nubes. Ese aumento generalmente es trasladado a los consumidores, que deben pagar más por los productos. Esto, junto con la previsible escasez a medida que se acerca la Navidad, debería alentar a hacer las compras lo más pronto posible, según Jillian Wahlquist, vicepresidenta de Tom’s Toys, cadena de tiendas de California. “Si hay algún juguete en particular o algo que los padres realmente quieren, cómprenlo ahora”, añade. Es obvio que un frenesí de compras al principio de la temporada navideña puede ser tan destructivo como las compras de último momento. Consideren la posibilidad de elaborar un presupuesto con todos los gastos que piensan hacer, incluidos regalos, decoración y viajes. Hagan una lista con los nombres de todas las personas a las que deseen dar algo y busquen regalos que se adapten a su bolsillo, así no se endeudarán. Si deben comprar algo para un niño y no saben bien qué quiere o creen que perderá el interés pronto, consideren otras opciones. La primera es un juguete de calidad, del que un pequeño no se canse pronto: juegos de mesa, artículos para pintar, materiales de manualidades y piezas de construcción son algunas buenas ideas. Otra opción: artesanías hechas a mano. Si no son buenos en este campo, pueden comprar juguetes de madera, animales de peluche y otras cosas hechas a mano en ferias, mercados y algunos portales de internet. Pueden resultar costosos, pero su calidad y encanto justifica su precio. Además, beneficia a pequeños comercios. Regalar experiencias es otra gran opción, especialmente para adolescentes. Investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago comprobaron que los niños de tres a 12 años prefieren regalos materiales, mientras que los más grandes disfrutan las experiencias. Los adolescentes tienen mejor memoria y recuerdan detalles de un evento, que genera felicidad duradera. Las experiencias pueden ir desde subir por la pared de un gimnasio, jugar al minigolf o visitar un parque de diversiones hasta recibir lecciones de temas de interés, como montar a caballo y cocinar.

Obsequios Temporada

Consejos Liz Weston para afrontar en familia el tema de los regalos navideños: Hagan memoria Pregúnteles a sus hijos cuál fue su regalo favorito de los últimos tres años. Hasta los adolescentes con mejor memoria pueden tener problemas con esto. Momentos juntos El objetivo no es avergonzarlos, sino entablar una conversación en la que los adultos transmitan sus recuerdos, que tal vez sean momentos que pasaron juntos y no los obsequios que se dieron.