La muerte, desde la visión cristiana

miércoles, 27 de octubre de 2021 · 01:30
Yolanda Uicab Garrido y Herminio José Piña Valladares(*) Desde mediados de marzo de 2020 se inició en nuestro país un período difícil por la pandemia del Covid-19. Ha transcurrido un año y siete meses y durante este tiempo nos hemos enterado de múltiples contagios y de lamentables fallecimientos. Ante esta realidad que estamos viviendo y al aproximarse la celebración de los fieles difuntos, el Catecismo de la Iglesia Católica es una luz en nuestras vidas al mencionar que frente a la muerte, el enigma de la condición humana alcanza su cumbre. La muerte corporal es natural, pero por la fe sabemos que realmente es estipendio del pecado. Y para los que mueren en la gracia de Cristo, es una participación en la muerte del Señor para poder disfrutar también de su resurrección. La muerte es el final de la vida terrena. Nuestras vidas están medidas por el tiempo, en el curso del cual cambiamos y envejecemos como todos los seres vivos; al final aparece la muerte como terminación normal de la vida. Este aspecto da urgencia a nuestras vidas: el recuerdo de nuestra mortalidad sirve para hacernos pensar que no contamos más que con un tiempo limitado para llevar a término nuestra vida. Gracias a Cristo, la muerte cristiana tiene un sentido positivo. Para mí la vida es Cristo y morir una ganancia, menciona Filipenses 1,21. Es cierta esta afirmación: si hemos muerto con él, también viviremos con él. La visión cristiana de la muerte se expresa de modo privilegiado en la liturgia de la Iglesia: “La vida de los que en ti creemos, Señor, no termina, se transforma y al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo”. También el Catecismo afirma: La Iglesia nos anima a prepararnos para la hora de nuestra muerte (“De la muerte repentina e imprevista, líbranos Señor”, menciona la letanía de los santos) y a pedir a la Madre de Dios que interceda por nosotros en la hora de nuestra muerte y confiarnos de San José, patrono de la buena muerte. En estos días en que recordamos a nuestros difuntos, que estas reflexiones nos ayuden descubrir la visión cristiana de la muerte, a orar por nuestros difuntos, a pedir a Dios por su alma y su eterno descanso. Abogado y asesor jurídico. hjpvdirector@hotmail.com  

Otras Noticias