Evalúan el ovario poliquístico

Una de cada 10 llega a padecer este síndrome
viernes, 8 de octubre de 2021 · 01:30
Una de cada 10 llega a padecer este síndrome CÓRDOBA (EFE).— Investigadores de la Universidad de Córdoba (UCO), en Andalucía, España, y la Universidad de Harvard de Estados Unidos buscan las conexiones neuronales en el proceso ovulatorio para mejorar los problemas derivados de las patologías reproductivas, como el síndrome de ovario poliquístico. La UCO explicó que este síndrome es una de las enfermedades más comunes entre las mujeres jóvenes, ya que una de cada 10 llega a padecerla y puede afectar a su fertilidad, por lo que el proyecto de investigación básica busca conocer los mecanismos fundamentales sobre cómo el cerebro controla la ovulación con una implicación traslacional. En esta línea, surge el proyecto europeo Tac1-Ovulation, coordinado por el catedrático en Fisiología en la Universidad de Córdoba Manuel Tena Sempere, junto con la investigadora posdoctoral Silvia León Téllez, reincorporada a la UCO una vez completada una extensa formación en el Brigham and Women’s Hospital. El proyecto se basa en identificar una posible relación entre la sustancia P, que forma parte de una familia de las taquiquininas (implicadas en la regulación de la ovulación), con la kisspeptina (molécula muy conocida en su participación en la reproducción) para controlar la ovulación. Después tratan de identificar las poblaciones neuronales que participan para así poder modelar la acción con el propósito de encontrar unas posibles “dianas terapéuticas”, mejorando los problemas ovulatorios. Para ello, se realizaron modelos animales con el ratón (previamente aprobados por comités éticos), dado que los mecanismos hormonales de control de la ovulación se asemejan al del humano. Tena Sempere recalcó que, aunque el objetivo final del proyecto no es encontrar un fármaco que induzca a la ovulación, se pretende mejorar la salud reproductiva de la población y aportar evidencias acerca del papel de una sustancia importante que pueda contribuir en la aportación de soluciones trasladables a una clínica. En este sentido, el proyecto Tac1-Ovulation integra desde la caracterización de lo que es el sustrato, la forma, los circuitos y la estructura, hasta la caracterización de la función de los mismos a la hora de controlar el proceso de la ovulación. A pesar de sus comienzos, durante el inicio de la pandemia se logró minimizar el impacto que ésta ha tenido al inicio del proyecto, como la imposibilidad de acceso al laboratorio. El equipo de investigación ajustó la estructura de desarrollo del trabajo acomodándola a la nueva situación, logrando unos resultados que apuntan a una buena dirección y con las expectativas de cumplir los objetivos del proyecto. Asimismo, gracias a la consecución de este proyecto europeo, concuerdan en poder consolidar una línea de investigación muy importante relacionada con el control fisiológico de la función y salud reproductiva femenina.