Hace 100 años Christopher Robin adoptó a Winnie The Pooh

Alan A. Milne se inspiró en un oso negro de peluche
domingo, 22 de agosto de 2021 · 14:45

Alan A. Milne se inspiró en un oso negro de peluche

LONDRES.— Hace 100 años, el escritor, poeta y dramaturgo británico Alan A. Milne regaló en su primer cumpleaños un oso de peluche a su hijo, Christopher Robin, que le inspiraría más tarde para crear al entrañable personaje de Winnie The Pooh.

Antes de llegar al “Bosque de los Cien Acres”, el oso de peluche más famoso del mundo —con permiso de Paddington— aguardó paciente en la estantería de juguetes de los almacenes londinenses de Harrods bajo el nombre de “Edward”, hasta el 21 de agosto de 1921, el día que Milne lo escogió.

Por este motivo, aunque las aventuras de Winnie The Pooh y sus amigos no vieron la luz hasta 1926, con la publicación del primer cuento, muchos consideran que esta fecha marca el verdadero nacimiento de este personaje animado.

Aunque fue en una visita al zoológico de Londres cuando el peluche adquirió su famosa identidad, después de que Christopher Robin se encariñase de “Winnie”, un oso negro que llegó a Reino Unido de la mano de un teniente canadiense que participó en la Primera Guerra Mundial.

El osito se convirtió en el compañero inseparable del pequeño y, junto a él y el resto de sus peluches, protagonizaban las historias que su padre le contaba antes de dormir. Un siglo más tarde, estos relatos infantiles ya son universales.

"Ni cuando tenga 100 años"

“‘Pooh, prométeme que no te olvidarás de mí nunca. Ni siquiera cuando tenga 100 años’. Pooh pensó por un momento. ‘¿Cuántos años debería tener, entonces?’. ‘Noventa y nueve’. Pooh asintió. ‘Te lo prometo’”, dialogan Pooh y Robin en el libro “The House At Pooh Corner” (1928).

Los libros de Milne convirtieron esta amistad en eterna, y, en el día en el que Robin hubiese cumplido 100 años, se puede afirmar que la promesa no solo se cumplió, sino que sobrevivió varias generaciones.

Winnie The Pooh tiene todavía un sitio preferente en el corazón de todos aquellos niños del planeta a los que acompañó durante su infancia, pero también en librerías como Waterstones, en el centro de Londres, que dedica una estantería en exclusiva a este oso amante de la miel.

Según explica la encargada del establecimiento, Lucy Palmer, para ella Winnie significa “familia”, pues lo “vincula” con sus padres y abuelos y le trae de vuelta “esos recuerdos de cuando era pequeña, estaba arropada en la cama y tenía ese tiempo de lectura antes de dormir”.

Milne, que sufrió en primera línea de batalla los efectos de la Primera Guerra Mundial, otorgó a través de las historias de Winnie The Pooh una forma de evasión a muchas familias inglesas en tiempos de posguerra.

Los efectos bélicos quedaban eclipsados por las aventuras de Christopher Robin, Winnie y sus íntimos amigos Piglet, Ígor y Tiger, entre otros; ya que en sus páginas no se hablaba de conflictos, sino de paz, amor, amistad y trabajo en equipo.

El momento perfecto

“Salió en el momento perfecto. Era lo que el mundo necesitaba entonces”, afirma Neil Reed, el actual propietario de “Pooh Corner (El rincón de Pooh)”, un “santuario espiritual” en honor a Winnie en Hartfield (sur de Londres), el pueblo donde los Milne pasaron gran parte de su vida.

El “Bosque de los Cien Acres” está inspirado en Ashdown Forest (sureste inglés) y, a pocos pasos de allí, el “Pooh Corner” de Reed cobra vida en el que era el refugio favorito del verdadero Christopher Robin: su tienda de chucherías.

Según cuenta en su autobiografía “The Enchanted Places”, Robin acudía con su burra, Jessica, y “la mujer tras el mostrador no necesitaba instrucciones”, pues siempre pedían un penique de los dulces “Bullseyes” para cada uno.

Reed y su mujer, Samantha, compraron la propiedad en 2019 para evitar su cierre y lo reconvirtieron en una tetería-museo en honor al oso literario —transitado por unas 45,000 personas al año— que busca extender el legado de Pooh, de Hartfield y de los Milne también durante los próximos 100 años.

Otras Noticias