Pierde el apetito por más de un años tras un infarto cerebral

miércoles, 1 de septiembre de 2021 · 19:14

La mujer dejó de sentir hambre por 15 meses y durante ese tiempo perdió 13 kilos.

CANADÁ.— Una mujer causó conmoción luego de darse a conocer que dejó de sentir hambre poco más de un año. El caso médico considerado como insólito fue objeto de una investigación publicada en la revista Neurocase. En dicho articulo se señaló que la joven perdió durante 15 meses cualquier sensación de hambre.

Los médicos también destacaron que esto sucedió luego de que la mujer de Canadá sufriera un derrame cerebral. Lo asombroso fue que sería el primer caso de este tipo reportado en la medicina.

La mujer tuvo un derrame cerebral y tras ello dejó de sentir hambre (Imagen ilustrativa)

Su cuerpo no emitía señales que le indicaran que tebía hambre

De acuerdo con la investigación a cargo del Dr. Dang Khoa Nguyen de la Universidad de Montreal, la joven duró 11 días en el hospital, luego fue dada de alta, pero seis meses después detectó que desde que salió del nosocomio no había tenido hambre. Debido a su falta de apetito, la mujer se saltaba algunas comidas sin notarlo.

Sin embargo, tras un mes más sin sentir hambre, la joven decidió decirle a los médicos su situación. Fue así como los especialistas la examinaron y encontraron que su cuerpo no sentía ninguna señal fisiológica de que tenía que comer. Los médicos ejemplificaron esta condición mencionando que: 'el estómago de la joven no producía los ruidos intestinales clásicos cuando hay hambre'.

Al principio no prestó atención a su falta de apetito pues creyó que era una consecuencia de la enfermedad y la fatiga (Imagen ilustrativa)

¿Por qué sufrió falta de apetito?

Pasados 16 meses de su accidente cerebral, la paciente regresó con los médicos para un nuevo estudio. Lo asombroso es que un mes antes le había regresado la sensación de hambre. De igual modo, la mujer la joven perdió 13 kilogramos, pasando de 73 a 60 kilos, pero no experimentó ningún otro síntoma por su falta de apetito.

"La pérdida del hambre no se atribuyó a medicamentos, uso de sustancias o un trastorno clínico, y duró un período de 15 meses", se explica en el estudio.

Los expertos relacionaron el problema directamente con el infarto cerebral. Especificaron que, el lóbulo insular generalmente evalúa el estado fisiológico del cuerpo, desempeñando un papel importante en el procesamiento de las señales gustativas y participando en el control del apetito y el equilibrio energético.

La joven perdió 13 kilogramos, pasando de 73 a 60 kilos (Imagen ilustrativa)

Cómo su función se vio afectada por el infarto cerebral, se presume que eso provocó un desequilibrio en el sistema nervioso autónomo. Ese mismo lóbulo está asociado con el sistema nervioso parasimpático y, en general, el daño a estas vías podría afectar negativamente la capacidad de percibir el hambre.

También podría interesarte:

Otras Noticias