Descubren restos de una ballena que nadaba y también caminaba

El fósil se halló en Egipto, en una zona del desierto
lunes, 20 de septiembre de 2021 · 01:30
El fósil se halló en Egipto, en una zona del desierto EL CAIRO (AP).— El fósil de una ballena prehistórica de cuatro patas, desenterrado hace una década en el desierto occidental de Egipto, pertenece a una especie desconocida hasta entonces. Se cree que la criatura, un antecesor de las ballenas modernas, vivió hace 43 millones de años. La ballena prehistórica, considerada semiacuática porque vivía tanto en tierra como en el mar, tenía los rasgos de un cazador competente, dice el paleontólogo Hesham Sallam, quien añade que esa característica marca la diferencia con otros fósiles de ballenas. Los restos fueron encontrados en 2008 por un equipo de ambientalistas egipcios, en una zona que estuvo cubierta de agua en tiempos prehistóricos. Fue en agosto que los investigadores publicaron sus hallazgos. Sallam indica que el equipo empezó a examinar el fósil en 2017 porque quería reunir al mejor grupo de paleontólogos del país. “Ésta es la primera vez en la historia de la paleontología egipcia de vertebrados que tenemos un equipo egipcio que dirige la documentación de un nuevo género y especie de ballena de cuatro patas”, subraya Sallam. El fósil arroja algo de luz sobre la evolución de las ballenas, que pasaron de mamíferos terrestres herbívoros a especies carnívoras que viven exclusivamente en el agua. La transición se hizo hace unos 10 millones de años, según un artículo publicado sobre el descubrimiento en “Proceedings of the Royal Society B”. La región del Desierto Occidental de Egipto ya es conocida como Valle de las Ballenas, o Wadi Al-Hitan, atracción turística que alberga restos de otro tipo de ballenas prehistóricas. La nueva criatura pertenece a la familia de los protocetáceos, ballenas semiacuáticas extintas y que vivieron hace 59 millones a 34 millones de años, explica Sallam. El animal caminaba por tierra firme, pero también cazaba en el agua. “Es otra nueva especie de ballenas primitivas, de la época en que conservaban cuatro miembros funcionales”, afirma Jonathan Geisler, experto en historia evolutiva de los mamíferos en el Instituto de Tecnología de Nueva York. Geisler no participó en el hallazgo. La ballena recibió el nombre de Phiomicetus anubis, por el dios de la muerte en el antiguo Egipto. “Escogimos el nombre Anubis porque tenía un fuerte y mortal mordisco”, explica Sallam, profesor de paleontología en la Universidad Manosura de Egipto. Entre las características de la nueva especie destacan su prolongado cráneo, que sugiere que era un eficiente carnívoro capaz de aferrar y masticar a su presa. Medía unos tres metros de largo y pesaba 600 kilos. El descubrimiento se produjo tras cuatro años de colaboración entre paleontólogos egipcios y estadounidenses, añade Sallam. Su equipo ya tuvo repercusión internacional en 2018 con su descubrimiento del mansourasaurus, dinosaurio herbívoro de cuello largo que vivió en lo que hoy es la provincia de Manosura, en el delta del Nilo.  

Otras Noticias