Historias de afrodescendientes quedan plasmadas en el escenario del Mérida Fest

martes, 11 de enero de 2022 · 10:15

El espectáculo de teatro experimental interdisciplinario aborda el tema de los afrodescendientes de una manera directa, cruda por momentos, cuando los actores, cuyos personajes fueron inspirados en sus propias experiencias, narran algunos acontecimientos que han experimentado por su físico, tanto ellos mismos como sus ancestros. 

Una visión a la vida, al sentir, a la percepción que tienen de ellos mismos y lo que han sufrido a lo largo de generaciones por xenofobia o racismo se plasmó en la obra “Afroyucatexs: Memorias vivas”, que se presentó la noche del domingo 9 en el teatro Armando Manzanero. 

A las 7 y 9 de anoche se presentaron las dos últimas funciones de este espectáculo artístico que es parte del Mérida Fest 2022, “La ciudad que sabe”. 

[gallery ids="1015852,1015853,1015854,1015851,1015850,1015849,1015848,1015847,1015846,1015845"]

Tema de afrodescendientes

El espectáculo de teatro experimental interdisciplinario aborda el tema de los afrodescendientes de una manera directa, cruda por momentos, cuando los actores, cuyos personajes fueron inspirados en sus propias experiencias, narran algunos acontecimientos que han experimentado por su físico, tanto ellos mismos como sus ancestros. 

Con la puesta en escena buscan plantear ante la audiencia las difíciles situaciones a las que se enfrentan de manera cotidiana desde niños, sólo por tener el color de la piel más oscuro, por el tipo de cabello, los labios gruesos o por tener la voz fuerte, en el caso de las mujeres. 

La obra transcurre como una especie de confesión, en la que los actores, todos afrodescendientes, van narrando distintos momentos de los que se supone ha sido su experiencia de vida hasta ahora. 

Para ello, uno a uno fueron pasando al frente del escenario, mientras los demás sentados detrás escucharon y aguardaron su turno de contar su historia. 

La presentación dio comienzo con música de ritmos africanos, mientras en la escena un danzante cubierto de pies a cabeza realizaba singulares movimientos. 

A él se le unieron los personajes con túnicas blancas sobre las cuales se proyectaron símbolos alusivos a la cultura africana, en un diseño de iluminación en el que predominó un ambiente oscuro, matizado con tonos rojos. 

Cuentan sus historias

Al pasar al frente cada uno de los actores era iluminado por un reflector central, mientras contaban sus historias… 

-En un baile si quería acercarme a una compañera para enamorarla me decían, “cómo crees que te va a hacer caso, no ves que eres un pinche negro”. 
“Por qué esa chica, si la idea era mejorar la raza”. 
“Descubrí que lo que más veían de mi era mi piel, mis ojos grandes, mi voz fuerte, mi cabello, me cuestionan por qué me río tan fuerte, o por mi voz, que califican de estridente”. 
“Me bombardeaban tanto de los 12 a los 19 años que amarraba mi cabello en una coleta con mucho gel y con la idea de nunca más soltarlo, me hacían sentir la patita fea y todos los demás los hermosos y bellos”. 
“Se dieron cuenta (de) que las mujeres negras podían ser inteligentes entonces había que llevarlas a un lugar más civilizado; que podían ser bonitas, siempre y cuando se parecieran a las blancas; hasta cuándo seguirán con el estereotipo de la morena de fuego, de nariz respingada y ojos claros, cosas que no nos representan, las negras somos todas diferentes, ¿por qué nos quieren encasillar en esto?  Para sus ojos somos objetos de consumo, ¿quién nos va a quitar la herida que nos dejó Rarotonga?”.

Así fueron parte de las vivencias que compartieron con el público. 

Proyecciones y fotografías

El montaje incluyó una serie de proyecciones tanto de fotografías como de ilustraciones que aludían a las historias que se iban narrando, entre éstas la de la llegada del Cristo Negro de Sisal, que arribó a la costa junto con un afrodescendiente, motivo por el que cada año se venera la imagen paseándola por las calles y llevándola mar adentro. 
También realizaron una danza. 

En “Afroyucatecxs: memorias vivas” participaron en la escena: Raúl Ferrera-Balanquet, José Luis Rumbo García, Siled Rodríguez, Daniel Ferrera Montalvo y Marian Rodríguez. 

En total se presentaron cuatro funciones, dos el sábado 8 y dos el domingo 9.

Otras Noticias