Imagen

Margarita Diaz Rubio: Los cenotes, reconocidos en todo el mundo

martes, 25 de enero de 2022 · 00:00

Les quiero contar una anécdota que viví hace tres años en Budapest, Hungría: en un mercadillo le compré a una joven un souvenir y ella, al darse cuenta de que hablaba español, me preguntó de dónde era. Le contesté que de Mérida, que se encuentra en el país de México. Para sorpresa mía me dijo que el próximo noviembre vendría a nuestra ciudad y al preguntarle cuál era el objetivo de su viaje me dijo: “conocer los cenotes”. Nuestros cenotes, no nuestras ruinas arqueológicas ni Mérida, ni la amabilidad de su gente, ni la seguridad que tenemos hasta ahora: simple y llanamente los cenotes.

Les confieso que quedé boquiabierta a tal grado que no se me olvida esa conversación y la estoy compartiendo con ustedes.

Algo que nosotros veíamos con normalidad —pero sí admiramos— se ha convertido en una atracción turística de Yucatán, Quintana Roo y Campeche. Y, por lo que me han dicho, también Belice y Guatemala tienen cenotes pero de menor envergadura.

Los cenotes pueden o no conectarse a los extensos sistema subterráneos inundados. La palabra cenote es una derivación de la palabra maya “dz’onot”, que significa abismo, profundidad o caverna.

Esas cavernas son como pozos naturales en un terreno calizo, que es el terreno que tenemos en la mayor parte de la península.

Por desgracia, esas maravillas naturales no se han cuidado y en muchos lugares han servido como ritual de ofrendas, como podría ser Chichén Itzá y un cenote de Izamal, donde se encontró —hace poco— una canoa maya prehispánica en buen estado. La canoa medía 160 cm. de largo y 80 cm. de ancho y fue hallada en un nicho de cinco metros de profundidad, lo que indica el antiguo nivel del agua.

Se calcula que hay entre 7,000 y 8,000 cenotes abiertos y de caverna en Yucatán, pero solo se han clasificado 346 entre grutas y cuevas. En Campeche y Quintana Roo se ha hecho más difícil el conteo debido a la cobertura del bosque.

Su formación es un regalo de la naturaleza ya que nacen cuando el suelo de la piedra caliza empieza a disolverse debido a la lluvia y a la corriente de los ríos subterráneos.

Pues bien: Yucatán en el mundo y Yucatán con sus cenotes.

Presidenta del Patronato Pro Historia Peninsular de Yucatán.

Otras Noticias