Religión

Engañan a la gente: vendedores piden dinero a favor de las parroquias

viernes, 28 de enero de 2022 · 00:00

Los casos de estafas a nombre de las iglesias y de los sacerdotes de la localidad es frecuente, lamentó el presbítero Jorge Martínez Ruz, vocero de la Arquidiócesis de Yucatán, quien platicó con el Diario en relación con el caso de la estafa a personas solicitándole oro o vendiendo objetos religiosos en nombre de la parroquia de Cristo Rey y Santa María de Guadalupe-Santuario del Divino Niño Jesús, en el fraccionamiento Fidel Velázquez.

El sacerdote aseguró que es una situación recurrente que la gente pase a las casas pidiendo ayuda para una iglesia o un sacerdote o incluso vendiendo objetos con las imágenes de santos.

Expuso que esto ocurre “desde hace tiempo” y la Arquidiócesis tiene conocimiento de esto gracias a la gente que reporta este tipo de situaciones.

“Modus operandi”

Son varios los“ modus operandi” con los que tratan de engañar a la gente, alerta el vocero. “Hay quien pasa (de casa en casa) pidiendo dinero a nombre de la parroquia o del sacerdote; otros pasan vendiendo imágenes religiosas, biblias o libros de oración diciendo que es a nombre de la parroquia o un padre y ahí está el fraude”.

Para el entrevistado, los artículos que ofrecen al parecer son de buena calidad, “pero el problema es que la venta no la hacen a su nombre”, remarcó.

Recordó que hace unos meses se dio el caso de unas personas que vendían biblias y decían que lo hacían supuestamente con el permiso del arzobispo de Yucatán, monseñor Gustavo Rodríguez Vega, y que las imágenes fueron bendecidas por el prelado.

“Las parroquias no tenemos necesidad de ir vendiendo cosas en las casas; normalmente cuando una parroquia ofrece algo, se da a conocer en las misas o a través de sus redes”.

Cuando se dice que la venta o la ayuda es para beneficio de una iglesia o sacerdote, “las personas se vuelven más sensibles, pero un punto importante es que si no conocen a la parroquia, que no caigan en la trampa”.

El presbítero Martínez Ruz exhortó a las personas a no dejarse sorprender cuando les visite un vendedor o una persona que pide ayuda para la iglesia; aconsejó primero “llamar a sus parroquias para preguntar y hacer la notificación”.

Esos vendedores no están fijos en un área, si no que recorren toda la ciudad.

“Si alguien quiere el producto, debe tener en cuenta que el beneficio es para quien lo vende”, expuso el padre.

Ante estos casos, el padre Martínez explicó que no necesariamente se han interpuesto denuncias “porque es un ejercicio de venta, no están robando; solo están utilizando el nombre de la Iglesia”. Aunque sí se pudiera denunciar, “no ha llegado el caso que denuncie por engaño, solo se exhorta a la feligresía a no caer en este tipo de estafa”.

El caso del Santuario del Divino Niño Jesús es el primero que se conoce en 2022.— CLAUDIA SIERRA MEDINA

Otras Noticias