Filey 2022

Historia de los museos yucatecos se desvela en libro presentado en la Filey 2022

Buscaban crear identidad propia en el siglo XIX
martes, 29 de marzo de 2022 · 01:30

Manuscritos con pluma y tinta del siglo XIX, casi ilegibles por la antigüedad y letras de la época, sobre la historia de los primeros museos creados en Yucatán, son la base del libro “Documentos del museo yucateco 1870-1885”, que se presenta mañana, en la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey).

El autor del libro, doctor en Estudios Mesoamericanos Adam Sellen, investigador del Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales de la UNAM (Cephcis), dará pormenores de este trabajo de investigación desde su natal Canadá, por lo que la presentación será virtual.

Le llevó cuatro años darle vida narrativa al libro por la dificultad que tuvo de localizar los textos dispersos en varias bibliotecas y museos actuales, interpretar y estudiar el contenido de esos “jeroglíficos del siglo XIX”.

“Son casi garabatos del siglo XIX, son difíciles de descifrar, es lo valioso del libro que ya está disponible para todos”, señaló en entrevista con el Diario.

“En la introducción damos un bosquejo general de la fundación de estos museos, donde descubrimos que hubo participación de miembros de la sociedad, no sólo de la élite social de los hacendados de esa época para construir el museo en aquel tiempo”, destacó. “Muchos hacendados eran coleccionistas, tenían grandes artefactos arqueológicos, controlaban muchos sitios arqueológicos como Uxmal y estaban involucrados en la lectura porque tenían colecciones de libros y bibliotecas”.

La presentación será a las 6 de la tarde. Estará a cargo de la doctora en Ciencias Antropológicas Lilia Fernández Souza, de la Uady, y María Fernanda Valencia Suárez, historiadora de la UNAM.

El doctor Sellen comentó que fueron cientos de páginas que localizó y tradujo con apoyo de la técnica heliográfica y aun así en muchas ocasiones no se entendía lo que decían los manuscritos por el tipo de letra que se usaba en el siglo XIX, además, las letras no eran claras y por ello trabajó muy cuidadosamente con todos los documentos a los que tuvo acceso junto con Lynnet S. Lowe, quien le ayudó en este trabajo de investigación y traducción.

“El libro nos pareció muy interesante con el solo hecho de estudiar esos materiales antiguos. Son muy pocos los que existen en México que documentan la fundación de un museo en un estado del país”, señaló. “Hay mucho intento de documentar los inicios del museo nacional, hay poco interés en la fundación de los museos de México. En Yucatán se fundó en 1871 el citado museo.

Identidad

“Descubrimos que la idea de fundar el museo yucateco correspondía mucho a la cuestión de identidad yucateca frente a la fuerte presión desde el centro del país”.

“La otra situación interesante, sobre todo de la élite de Mérida, es que estaban en plena de guerra de castas con los indígenas”, contó. “Se me hizo curioso que una sociedad decida promover un museo en tiempos de guerra, pensaban que con el museo iban a civilizar a la sociedad y a los indígenas. Lo pensaron como un baluarte que estaba permeando en la península, es un aspecto interesante de esta historia del museo yucateco”.

El doctor Sellen también destacó que los materiales que existían en el museo estaban dispersos en distintos museos de Mérida, del interior del estado y bibliotecas y su recuperación se convierte en materiales de lo que era la cultura universal de aquella época. Todos esos materiales que recuperaron a través del libro que presenta en la Filey están destrozados en museos de arqueología como Dzibichaltún, en la ciudad de Mérida y en Tihosuco, uno de los poblados de Quintana Roo donde inició la guerra de castas.

“Resume que la idea particular de iniciar un museo en Yucatán era tratar de crear una identidad yucateca con esas colecciones. Era muy importante para esa época y tenía el apoyo de Justo Sierra O’Reilly que escribía mucho pensando en hacer un museo para crear esa identidad del yucateco por su proyecto separatista y para poner a Yucatán aparte del resto del territorio mexicano”, consideró.

“Una de las mejores partes de esta investigación que contiene el libro es la existencia de las juntas auxiliares con las que Carrillo y Ancona (Cresecencio, obispo y literato nacido en Izamal) preguntaba sobre la creación del museo. Fue un rico hallazgo porque documentamos la participación de la sociedad en la construcción del único museo yucateco y para hallar esta evidencia recurrimos al archivo de la arquidiócesis que tiene en el ex convento de Conkal”.

Dijo que la ideal del museo yucateco no empezó completamente desde cero porque Carrillo y Ancona tenía mucha instrucción académica, mucho contacto con extranjeros y entendió el concepto de un museo como modelo nacional.

Pero más bien, el modelo de museo debía de contener lo que debe de ser un museo y una de sus colecciones favoritas de libros lo tenía en una xiloteca de madera. Eso da una idea de lo que se debe de hacer con una colección, lo inventó y presentó como si estuviera en Europa. No sabemos qué pasó con la xiloteca de maderas, a lo mejor se lo llevaron de Yucatán”.

El libro “Documentos del museo yucateco 1870-1885” tiene un tiraje de 300 ejemplares, pero está disponible para su lectura en formato PDF en la página web del Cephcis, se puede descargar en la página de la UNAM y está disponible en forma de libro impreso en el Cephcis y la tienda de libros de la UNAM, ubicado en las inmediaciones de la Plancha y del parque las Américas.— Joaquín Chan Caamal.

Otras Noticias