Imagen

Aspirantes se dan cita en el CEBA con James Kelly

domingo, 22 de mayo de 2022 · 01:30

Con la participación de alrededor de 30 noveles talentos de la danza clásica, provenientes de diversas entidades del país, ayer se llevó al cabo, en el Centro Estatal de Bellas Artes en Mérida, la audición para la selección de los integrantes de la compañía que repondrán algunos proyectos a cargo del coreógrafo norteamericano James Kelly, perteneciente a la Compañía Nacional de Danza de México (CND).

El propio James Kelly estuvo presente realizando las audiciones, las cuales se prolongaron casi toda la mañana y parte de la tarde.

La maestra Alma Rosa Cota, quien apoya al maestro Kelly en este proceso, explicó que el origen del proyecto que en breve comenzará a montar el coreógrafo, tiene su origen hace algunos años en la propuesta “Danza de las Américas”. Ahora, con un recurso del FONCA “Todos somos danza” retoma el espíritu del proyecto original para reponer dos obras, las cuales estarían listas en julio próximo.

Fue en noviembre de 2019 cuando en el teatro José Peón Contreras de Mérida, James Kelly estrenó el espectáculo “Danza de las Américas”, en la que 15 ejecutantes tomaron el escenario para llevar al público por un recorrido musical y dancístico a través de las distintas expresiones culturales y artísticas del continente.

Ahora, nuevamente se abre la posibilidad para retomar parte de ese espectáculo, con una nueva generación de ejecutantes.

Se escogerían 12 finalistas, entre hombres y mujeres.

Los bailarines que audicionaron llegaron de distintos puntos de Yucatán, Zacatecas, Guadalajara, Chetumal y Ciudad de México.

Por tratarse de una única fecha para seleccionar a los bailarines, James Kelly trabajó arduamente desde temprano y sin descanso con los aspirantes. Sobre la duela del salón el coreógrafo fue solicitándoles diversas evoluciones, indicando con nombre cada movimiento y posición de danza clásica, el fondo musical de un piano generó la atmósfera y dio los tiempos para la ejecución.

Kelly hizo algunas preguntas a los aspirantes, los animó, corrigió e incluso bromeó para quitar la presión que los ejecutantes pudieran experimentar.

La maestra Alma Rosa Cota fue tomando notas y apuntes para así apoyar al coreógrafo en el proceso.

La calidad y el entusiasmo de los participantes quedó de manifiesto a lo largo de la jornada, haciendo muy difícil la selección.— Emanuel Rincón Becerra

 

Otras Noticias