Religión

La Unión Femenina Católica Mexicana festeja 92 años de fundación

lunes, 23 de mayo de 2022 · 00:00

“Jesucristo nos habla del amor, de que si lo amamos y cumplimos su Palabra vendrán el Padre y Él a vivir en nosotros; nos hace participar de la vida divina”, afirmó monseñor Pedro Mena Díaz, obispo auxiliar de Yucatán, en la misa que celebró ayer por la mañana en Catedral.

“Éste es un reto muy importante que tenemos”, añadió. “Pedimos al Espíritu Santo que nos siga enseñando como dice Jesús”.

“No estamos solos, Dios está con nosotros todos los días, nos va acompañando, iluminando”, subrayó el prelado en la homilía de la eucaristía con que la Unión Femenina Católica Mexicana de la Acción Católica dio gracias por el 92o. aniversario de su fundación.

“El don de la paz viene como fruto de la Resurrección”, continuó. “No es fruto de acuerdos entre hombres, de decir ‘no nos vamos a insultar’, ‘no vamos a hablar mal los unos de los otros’. Los acuerdos entre las personas no perduran”.

“La paz que el Señor nos da ha de perdurar, es una paz que empieza en el corazón del ser humano”, indicó.

Asimismo, recordó que la fiesta de la Pascua es la más importante de la fe católica. “Si Jesucristo no hubiera resucitado, de nada serviría nuestra religión, nuestras tradiciones, nuestra misma vida no tendría sentido”.

“Pero Cristo sí resucitó y es por eso que la Iglesia se honra en celebrar este hecho tan maravilloso, porque es lo que nos abre las puertas del Reino de los Cielos. A lo largo de 50 días la Palabra del Señor nos ilumina para que descubramos los dones, las bendiciones, las gracias que Dios le concede al pueblo fiel”.

El prelado agradeció a la Acción Católica Mexicana su oración e interés en el Seminario, y pidió que se rece aun más por las vocaciones sacerdotales.

En la misa los jóvenes Paulina Castillo Cetina y Roel Mendoza Santiago realizaron su Confirmación.

Al final de la ceremonia, integrantes de la UFCM, encabezadas por su presidenta en el Estado, María del Socorro Marrufo Ruiz, se tomaron la foto del recuerdo con el obispo Mena Díaz.

La presidenta de la asociación señaló que antes de que se declarara la pandemia tenían 450 integrantes en Yucatán y ahora se calcula que son unas 400. “Es un apostolado con las puertas abiertas para la mujer que trabaja en su formación integral, aspecto social, humano, religioso, y como hija, madre, esposa”.

Los temas de formación los seleccionan de los contenidos en la revista del comité nacional de la Unión Femenina Católica que se publica desde hace 90 años.— Claudia Sierra Medina

Otras Noticias